Público
Público

Kenny inicia la ronda de conversaciones para formar un Gobierno de coalición en Irlanda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El conservador Fine Gael, de Enda Kenny, ganador de las elecciones irlandesas, comienza hoy una ronda de contactos con el Partido Laborista y con diputados independientes para estudiar la formación de un gobierno de coalición.

Cuando se llevan adjudicados 154 de los 166 escaños que forman el Parlamento irlandés (Dáil), el Fine Gael (FG) tiene 70 diputados, seguido por los laboristas (36), el gobernante Fianna Fáil (18), el Sinn Fein (13) e Independientes y Otros (17).

El escrutinio de los votos en las tres circunscripciones que han reclamado un nuevo recuento se reanuda hoy, pero ya está claro que el FG se quedará lejos de la mayoría absoluta.

Los laboristas y los independientes identificados como futuribles reconocen que cualquier acuerdo de gobierno debe estar listo esta misma semana, dado que Kenny quiere renegociar inmediatamente con sus socios comunitarios los términos del rescate financiero de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a este país, valorado en 85.000 millones de euros.

Kenny se reunirá este viernes en Helsinki con sus colegas del Partido Popular Europeo (PPE), la fuerza política más numerosa en el Parlamento de Estrasburgo, mientras que el líder laborista, Eamon Gilmore, iniciará también contactos con La Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (APSD).

El dirigente conservador también tiene previsto asistir el 11 de marzo a una reunión de los 17 países de la zona euro, dos días después de que el Parlamento de Dublín le ratifique como nuevo "Taoiseach" (primer ministro).

Kenny y Gilmore coinciden en la necesidad de modificar varios de los términos del citado rescate, como los tipos de interés impuestos para devolver el préstamo, pero difieren en cuestiones de política económica nacional.

La UE y el FMI quieren que para 2014 Irlanda haya avanzado en el saneamiento de su sistema bancario y que el déficit público se haya reducido hasta el 3 % del Producto Interior Bruto (PIB), en línea con las directrices de Bruselas.

El FG considera que el camino para lograr esos objetivos pasa por el mantenimiento de una fiscalidad baja y la aplicación de un severo programa de recortes del gasto social, mientras que los laboristas abogan por un enfoque que combine ambas medidas y suavice el impacto de la crisis en las clases más desfavorecidas.