Público
Público

Kevin Costner dice que tiene una sensación especial cuando suena la música detrás de él

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor norteamericano Kevin Costner, que hoy ofrece un concierto con su banda Modern West en el Palau de la Música, ha confesado que aunque piensa seguir combinando su carrera como actor y como músico, cuando está en el escenario y suena la música detrás de él experimenta "una sensación especial".

En una conferencia de prensa del arranque de su gira europea, Costner ha confesado: "Disfruto mucho con la música, porque siento una sensación especial cuando toco y toda la música empieza a sonar detrás de mi".

Sin embargo, ha dicho que no habría vuelto a tocar si no fuera con su propia música, porque le gusta "interpretar canciones originales" y, de hecho, en el segundo disco del grupo, seis o siete canciones han sido compuestas por el actor.

"En mi vida escogí ir por el camino de la actuación, pero el drama de la música es actuar en directo, ahí no te puedes esconder, pero tengo mucha confianza en nuestra música".

No oculta que aunque parte de la esencia de esas canciones se pierda por el idioma, "al final, la música es un lenguaje universal y a todos nos gusta el rock and roll".

Ha adelantado que las letras de esas canciones tratan de "cosas que suceden en nuestras propias vidas, en las de nuestros amigos, cosas que ocurren frente a nosotros y algunas que tienen que ver con nuestra infancia".

Costner ha explicado que la idea de volver a hacer música le sobrevino en su anterior estancia en España, cuando estaba presentando en Madrid su filme "Trece días".

"Al ver las caras de la gente que me esperaban fuera y dentro de la sala en el pase de la película, me sentí triste por que no podía darles gran cosa, más que mi presencia, y fue así como volvió a surgir la idea de volver a la música", ha dicho.

Cuando termine esta gira de conciertos por Europa, Costner rodará en Italia una comedia y después dirigirá una película en otoño.

Su interés por la música ya viene de cuna: "Crecí rodeado de música, mi madre y mi abuela me enseñaron a tocar el piano y era una obligación, como comer verduras, pero la música me encantaba".

Posteriormente, en los convulsos años 60, comenzó a interesarse por el rock and roll, "los Beatles, Four Seasons, la Motown, la generación que surgió en San Francisco con The Doors y Cream".

"Fue una época muy difícil, muy confusa para EEUU, por la guerra de Vietnam", pero seguramente una de las épocas más ricas para la música, ha comentado el actor de "Un mundo perfecto".

Recibió su peor crítica como músico, ha reconocido, cuando integraba su primera banda, Roving Boy, y "nunca" la ha olvidado, de hecho, fue una de las razones por las que le costó tanto volver a hacer música.

Costner ha representado hoy en Barcelona la cara amable de Hollywood, incluso la cara educada: ha pedido permiso para ponerse las gafas de sol porque le molestaba el sol que inundaba la sala, ha bromeado cuando a un periodista le sonaba el móvil -"que pida pizza para todos"- e incluso ha solicitado que sonara una de las canciones del nuevo álbum.

Incluso ha asumido con humor la parte de culpa que tiene del aumento estadístico que hubo en España en los años 90 de niños a los que se puso el nombre de Kevin.

No se ha olvidado de su mujer Christine, auténtica artífice de su vuelta a la música, que lo convenció para que perdiera esos miedos y volviera tocar sobre un escenario.

Ha reflexionado sobre el porqué vamos al cine: "creo que queremos ver un momento que no hemos visto antes, emocionarnos como nunca, y sabemos que eso puede ocurrir en una película, aunque con mucha frecuencia no ocurra así".

Cuando le han preguntado sobre el porqué va la gente a sus conciertos, ha contestado: "mucha gente vendrá a mis conciertos por curiosidad, o porque quieren verme en persona, y a otros porque les gusta oír música en directo, pero para mí lo importante es la experiencia que cada uno se lleva de haber estado en el concierto".