Publicado: 05.05.2014 13:43 |Actualizado: 05.05.2014 13:43

Kiev moviliza mas fuerzas especiales para controlar Odesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior de Ucrania dijo el lunes que había llamado a una unidad de fuerzas especiales para acudir a la ciudad portuaria del sur de Odesa después del "indignante" fracaso de la Policía en controlar a los separatistas prorrusos en un fin de semana de violencia que ha causado decenas de muertos. Mientras, los combates seguían en la ciudad de Slaviansk, en el este del país, donde las tropas ucranianas tratan de acabar con la rebelión prorrusa. Un corresponsal de Reuters dijo que los tiroteos parecían acercarse más hacia el centro de la ciudad.

La violencia en Odesa, un puerto en el suroeste donde viven una mezcla de ciudadanos desde rusos y ucranianos hasta georgianos y tártaros, se percibe como un punto de inflexión en Kiev; una advertencia de los peligros si se extiende la rebelión más allá del este del país que habla ruso. El ministro del Interior, Arsen Avakov, dijo que la nueva fuerza de Odesa se basaba en "activistas civiles que quieran ayudar a la ciudad del mar Negro en estos días difíciles". Los líderes de la policía local han sido despedidos y podrían enfrentarse a cargos judiciales.

La violencia en Odesa ha supuesto el peor momento desde que el presidente ucraniano Viktor Yanukovich huyese a Rusia en febrero y los militantes prorrusos realizasen rebeliones en el este industrial. "La Policía de Odesa actuó de forma indignante, posiblemente de forma delictiva", dijo Avakov en su página de Facebook. Los líderes ucranianos han dicho que no se fían de la policía en amplias zonas del país, en una rebelión que creen que está apoyada por Moscú y liderada en el terreno por fuerzas especiales rusas. Las unidades a las que se refirió Avakov se nutren en parte del levantamiento contra Yanukovich este mismo año.

Eso podría aumentar el enfado entre la oposición, que acusa al Ejecutivo de promover a grupos militantes "fascistas", como Sector Derecho, que participó en la revuelta de Kiev en invierno. La pérdida del control de Odesa sería un enorme revés económico y político para Kiev, que acusa a Moscú de querer desmembrar Ucrania, un país del tamaño de Francia. Odesa, con un millón de habitantes, tiene dos puertos, entre ellos una terminal petrolera, y es un núcleo principal de transporte. Aumentaría la preocupación occidental de que Ucrania, ya dividida culturalmente entre el este industrializado que habla ruso y un oeste que mira más a Occidente, se pueda desintegrar.

El enfado de Kiev se centró el lunes en la decisión policial de Odesa de liberar a 67 militantes prorusos después de que sus seguidores asediasen una comisaría el domingo. Los milicianos fueron detenidos el viernes después de altercados y enfrentamientos en los que se usaron cócteles molotov y armas pequeñas, en las calles de la ciudad. Los seguidores prorrusos abandonaron un edificio que después ardió, causando la muerte de 40 personas, algo de lo que Moscú culpa a las "provocaciones" de Kiev.