Público
Público

Kim Jong-il no asiste a la celebración militar del 60 aniversario de Corea del Norte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Corea del Norte celebró hoy el 60 aniversario de su fundación con el tradicional desfile militar multitudinario al que no asistió el líder norcoreano, Kim Jong-il, ausente del ámbito público desde hace semanas.

Observadores políticos y agencias de espionaje de Corea del Sur, EEUU y el resto de los países implicados en el diálogo nuclear con Corea del Norte esperaban comprobar hoy si el líder norcoreano asistía al desfile en Pyongyang.

El "amado líder" norcoreano fue visto en público por última vez el 14 de agosto por lo que recientemente habían aumentado las especulaciones sobre su estado de salud, que se sabe precaria por sus excesos con la alimentación y el alcohol.

Según la agencia japonesa Kyodo, Kim no presenció hoy el desfile por lo que rompió con la tradición de sus apariciones en los eventos militares que se celebraron con motivo del 50 y 55 aniversario de la fundación de Corea del Norte, en 1998 y 2003, respectivamente.

Kim sufrió un desvanecimiento el mes pasado, según un funcionario surcoreano en Pekín citado por el diario surcoreano Chosun Ilbo.

El mismo diario afirmó la semana pasada que cinco médicos chinos visitaron Pyongyang a finales de agosto, posiblemente para tratar al líder norcoreano, aquejado de diabetes y problemas de corazón.

La salud del máximo mandatario norcoreano, que oficialmente desempeña sólo el cargo de presidente de la Comisión de Defensa Nacional, está íntimamente relacionado con el destino de Corea del Norte, ya que Kim heredó el liderazgo del régimen comunista de su padre, Kim Il-sung.

Fuentes militares surcoreanas habían anunciado para hoy el mayor desfile de la historia norcoreana, tanto en términos de participación como en términos del armamento desplegado.

Pero según Kyodo, el desfile militar con el que el régimen comunista celebró su 60 aniversario corrió a cargo de su ejército civil, entrenado para la guerra pero formado por miembros no permanentes del ejército, y no participó ninguno de los ejércitos regulares norcoreanos.

Los asistentes al espectáculo militar presenciaron la exhibición de armamento antiaéreo y antitanque, pero según Kyodo no se mostró ningún misil.

Corea del Norte es uno de los regímenes más impenetrables y secretistas del mundo, por lo que la información sobre los acontecimientos que suceden en el país suele proceder de los escasos y vigilados corresponsales extranjeros en Pyongyang o de los medios oficiales locales.

A media tarde los medios norcoreanos no habían informado siquiera de la celebración del desfile militar.

Las celebraciones del aniversario llegan en un momento crítico para Corea del Norte.

A las especulaciones sobre la salud de su "amado líder" se unen la crisis alimentaria provocada por las malas cosechas del año pasado y la interrupción del proceso de desnuclearización.

Corea del Norte bloqueó a finales de agosto la desnuclearización negociada con Corea del Sur, Rusia, Japón, China y EEUU, los países que integran el diálogo a seis.

Pocos días más tarde diversas fuentes informaban de que Pyongyang ha iniciado la reconstrucción del reactor de la central de Yongbyon, la mayor instalación nuclear del régimen comunista, aunque ello ha sido negado por Washington.