Público
Público

Kouchner dice que la misión a favor de Betancourt "no es la primera ni será la última"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, dijo hoy que la iniciativa a favor de la rehén de las FARC Ingrid Betancourt, que la guerrilla colombiana acaba de rechazar, "no es la primera ni será la última".

"Emprenderemos otras (...). Quien nada arriesga nada consigue", declaró el jefe de la diplomacia gala a la emisora "Europe 1".

La misión humanitaria enviada a Colombia por Francia, España y Suiza hace una semana para tratar de contactar con las FARC y acceder a Betancourt regresará próximamente a Europa después de que la guerrilla la rechazara en un comunicado difundido el martes.

Las autoridades francesas anunciaron que Kouchner viajará próximamente a la región para "reevaluar la situación" con los líderes de los países más implicados en el caso.

Preguntado si irá a Colombia con una nueva misión humanitaria para ver a "los seguidores" del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Pedro Antonio Marín, alias "Manuel Marulanda", y eventualmente entrar en contacto con Betancourt, Kouchner respondió: "es lo que intentaré hacer".

Matizó que "primero" hay que "reflexionar sobre la propuesta" y contactar con "todos los países" vecinos.

Sobre esa eventual futura misión, señaló que no podía decir "qué se hará", y agregó que, aunque lo supiera con precisión, no lo diría.

"Aunque tenga que fracasar, lo haré igualmente", insistió Kouchner, al argumentar que si se intenta algo sólo cuando uno tiene la seguridad de tener éxito, no se haría "nada".

La misión humanitaria emprendida la semana pasada para socorrer a la rehén colombo-francesa es la segunda en casi cinco años.

En julio de 2003, el entonces ministro francés de Exteriores, Dominique de Villepin, envió un avión militar a Manaus (Brasil) sin avisar a las autoridades brasileñas con la esperanza de recuperar a Betancourt, de la que se decía que estaba enferma.

La rehén no fue liberada, y hubo un incidente diplomático con Brasil por haber informado de la entrada del avión.

En cambio, la misión recién fracasada, igualmente motivada por alarmantes rumores sobre la salud de la cautiva, no fue una operación secreta.