Público
Público

Kubica advierte sobre el peligro de los alerones frontales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El piloto de BMW-Sauber Robert Kubica teme que los nuevos alerones frontales de los monoplazas de Fórmula Uno, más anchos que los antiguos, puedan provocar accidentes graves durante las carreras de esta temporada, a menos que los pilotos sean aún más cuidadosos.

Tras probar el nuevo F1.09 de la escudería alemana en Valencia, el polaco, que salió con vida casi milagrosamente de un fuerte accidente en Canadá en 2007, dijo a la prensa que los alerones plantean problemas especiales.

Los alerones, concebidos como parte de importantes cambios aerodinámicos diseñados para que a los monoplazas les sea más fácil adelantar, son 400 milímetros más anchos y están más abajo de lo que solían. Además, no pueden ser vistos por el piloto desde el asiento.

"Con este gran alerón frontal, más ancho que los neumáticos (...) tenemos que ser realmente cuidadosos no sólo en la primera curva, sino especialmente cuando crees que has superado a otro corredor y cierras la línea", explicó Kubica.

"Ahora, puedes arrancar su alerón fácilmente y éste es bastante grande y caerá bajo el coche. Verdaderamente tenemos que tener cuidado", agregó.

El accidente de Kubica en Montreal tuvo lugar cuando contactó con el Toyota del piloto italiano Jarno Trulli, provocando el desprendimiento del alerón delantero del BMW. El monoplaza se levantó a gran velocidad, para luego estrellarse contra un muro de cemento y rodar por la pista.

El polaco también se refirió al brasileño Luciano Burti, cuyo automóvil Prost atravesó las barreras de neumáticos en 2001 después de que una colisión con su antiguo compañero de Jaguar Eddie Irvine arrancara el alerón delantero de su vehículo.

Burti, que tuvo la suerte de no morir en el accidente, no volvió a correr en la F1.

Kubica añadió que la temporada pasada evitó colisiones con otros corredores por poco margen al frenar en la primera curva y que adaptarse a los alerones más anchos haría aún más difícil evitar choques, especialmente durante las primeras carreras con los nuevos modelos.

El piloto alemán Nick Heidfeld, su compañero de equipo, estuvo de acuerdo en que tardarán en acostumbrarse al cambio.

"Si has estado corriendo en la F1 durante un par de años, ya te has acostumbrado a los alerones antiguos y sabes exactamente dónde están", sostuvo Heidfeld.

"Puedo imaginar que en situaciones en las que tienes que actuar muy rápido sin tener mucho tiempo para pensar, cuando los coches están muy juntos como en la salida podríamos ver unos toques más".