Público
Público

Lactancia con antiepilépticos no daña la inteligencia del bebé

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Amy Norton

Un nuevo estudio pequeñocontradice la idea de que la lactancia materna mientras lamujer toma antiepilépticos puede alterar el desarrollocognitivo del bebé.

La mayoría de los hijos de mujeres con epilepsia habráestado expuesto a un antiepiléptico durante la gestación, yaque casi todas las embarazadas epilépticas necesitan esosfármacos para controlar las convulsiones.

Pero, ¿las madres deberían exponerlos aún más después delparto a través de la lactancia?

El nuevo estudio, publicado en la revista Neurology, ofrecealguna respuesta a las nuevas madres con epilepsia que quierenamamantar a sus bebés.

Pero los autores advierten que el estudio es un primer pasohacia la comprensión de las interacciones entre la lactancia,los antiepilépticos y el desarrollo cerebral de los niños.

Por ahora, los padres deben seguir evaluando los beneficiosde la lactancia (menos riesgo de infecciones precoces, eccema,asma y síndrome de muerte súbita del lactante) contra losriesgos teóricos de exponer a sus bebés a los antiepilépticos através de la leche materna. Y el estudio ofrece más informaciónpara tomar esa decisión.

El equipo siguió a 199 niños de Estados Unidos y el ReinoUnido; sus madres tomaron uno de cuatro remediosantiepilépticos durante y después del embarazo. Los fármacoseran valproato (Depakine, Epilim), carbamazepina (Carbatrol,Tegretol), lamotrigina (Lamictal) y fenitoína (Dilantin).

El 42 por ciento de los niños había recibido lactanciamaterna (entre los 3 meses y los 2 años, pero en generaldurante seis meses).

A los 3 años, según test cognitivos estandarizados, losniños no tenían signos de que la exposición a losantiepilépticos a través de la lactancia hubiese dañado sucoeficiente intelectual (CI).

El CI promedio en ese grupo de bebés fue de 99, comparadocon 98 en el grupo alimentado con mamadera. Ninguno de losfármacos estuvo asociado con un posible efecto en el CI, aunquela cantidad de niños expuestos a cada fármaco fue reducida.

"Definitivamente, esto tranquiliza a los padres", dijo eldoctor Steven V. Pacia, director del Centro de Epilepsia delHospital Lenox Hill en Nueva York.

Aun así, Pacia, que no participó del estudio, aclaró queesta investigación es apenas "un buen primer paso" porque lasmujeres estudiadas tomaban sólo cuatro de los tantos tipos demedicamentos disponibles para tratar la epilepsia.

Esos fármacos varían en cuanto a la cantidad que pasa a laleche materna y en cómo lo metaboliza el bebé. De modo que,para Pacia, es posible que cada medicina, cuando pasa al bebé através de la leche materna, tenga distintos efectos en eldesarrollo cognitivo del pequeño.

El doctor Kimford J. Meador, autor principal del estudio yprofesor de neurología de la Escuela de Medicina de la EmoryUniversity de Atlanta, coincidió en que los resultados son unpaso inicial para tranquilizar a los padres.

Además, consideró que sería útil que los próximos estudiosanalicen muestras de leche materna y de sangre de los bebéspara determinar qué cantidad del fármaco materno pasa alamamantarlo.

Las guías de la Academia Estadounidense de Neurología y dela Sociedad Estadounidense de Epilepsia sugieren que durante elembarazo, las mujeres sólo usan un antiepiléptico cuando esnecesario, y en la dosis más baja posible, para reducir lasposibilidades de que el bebé desarrolle malformacionescongénitas.

En especial, se les aconseja a las mujeres evitar elvalproato en el embarazo cuando sea posible. El fenobarbital(Luminal) y la fenitoína tampoco deberían usarse en elembarazo.

Pero en el nuevo estudio, la lactancia durante el consumode valproato no estuvo asociada con ningún efecto en el CI delos bebés. Meador planteó que la lactancia materna expondría alos bebés a dosis muy bajas de los medicamentos, comparado conla cantidad que cruza la placenta en el embarazo.

FUENTE: Neurology, online 24 de noviembre del 2010