Público
Público

El ladrillo reduce en un 80% el beneficio de CaixaBank

La entidad catalana declara unos beneficios de 173 millones de euros hasta septiembre tras dotar 8.374 millones a sanearse. El Banco Popular gana 251 millones, un 37% menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pese a la crudeza de la crisis, la gran banca española sigue ganando dinero. Si ayer, jueves, era el Banco Santander el que declaraba unos beneficios de 1.804 millones, este viernes han sido CaixaBank y el Banco Popular los que ha hecho públicas sus cuentas. 

El mayor interés de los analistas residía en conocer los números del Banco Popular, sobre todo después de que las pruebas de estrés de la consultora Oliver Wyman cifrara sus necesidades de capital en 3.223 millones de euros. Tras conocer estos datos, el propio banco descartó acudir a la ayuda pública y anunció una ampliación de capital de 2.500 millones de euros para hacer frente a sus necesidades de capitalización. 

Pese a la dificultad de este escenario, el Popular ha ganado 251 millones de euros en los nueve primeros meses de 2012, lo que supone un descenso del 37,8% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, tras destinar 3.869 millones de euros a dotaciones. Pero aún tiene deberes pendientes: la entidad deberá dotar aún unos 4.900 millones de euros para cumplir con el 100% de los requerimientos de los reales decretos sobre saneamiento del sector inmobiliario que el Gobierno aprobó en febrero y mayo de este año. Hasta el momento, el Popular lleva dotados en total cerca de 2.800 millones, poco más del 35% de los 7.700 millones que debe atesorar en provisiones.

El director general corporativo y financiero del Banco Popular, Jacobo González-Robatto, la entidad dispondrá de plazo hasta finales de 2013 tras la integración del Banco Pastor, que le permite hacer el saneamiento en dos ejercicios. También se congratuló el directivo de del incremento del 31,4 % del beneficio antes de provisiones, que se situó en 1.639 millones de euros.

En cuanto a su exposición al sector inmobiliario, la entidad cerró septiembre con un total de 21.355 millones de euros en créditos, que registraron una mora del 27%, equivalente a 5.737 millones. Según estos datos, otros 2.537 millones de euros (el 12% de la cartera inmobiliaria) se encuadraban en la categoría subestándar, lo que significa que están al corriente de pago pero podrían entrar en mora en breve, en tanto que otros 13.061 millones (el 61%) se pagaban con normalidad. 

Los resultados de CaixaBank son más modestos. Su beneficio llegó a los 173 millones de euros, un 79,5% menos que en el mismo periodo del año anterior. Pero CaixaBank ha realizado dotaciones por 4.524 millones, a los que hay que añadir ajustes de valoración con cargo a fondos propios sobre la cartera de créditos y adjudicados de Banca Cívica por 3.850 millones.

CaixaBank ya ha cubierto el 78% de las provisiones exigidas por el Gobierno en el RDL 2/2012 de febrero (2.436 millones en CaixaBank y 934 millones en Banca Cívica) y el RDL 18/2012 (600 millones de los 2.102 millones estimados en CaixaBank, a constituir antes de junio de 2013, y 1.287 millones en Banca Cívica).

El volumen de negocio alcanza los 526.528 millones (+23,2%), los recursos totales de clientes se sitúan en 295.774 millones (+22,6%) y la cartera de créditos en 230.754 millones (+24%), con una morosidad del 8,42%, por debajo de la media del sector, mientras que la liquidez ha aumentado en 6.266 millones, hasta 48.755, lo que supone el 14,2% de los activos totales.

La entidad, que ya ha integrado a Banca Cívica, ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que el margen de intereses ha alcanzado los 2.845 millones, un 22,7% más, el margen de explotación los 2.586 millones (+17,1%) y el margen bruto los 5.140 millones (+7,9%), mientras los gastos se han mantenido respecto a hace un año.

Por otro lado, la exposición de CaixaBank al sector promotor se ha situado a cierre de septiembre en 28.877 millones, y debido al impacto de la cartera de Banca Cívica, la financiación al sector promotor ha crecido un 28,7% respecto a diciembre de 2011; aislando el efecto de la incorporación de Banca Cívica, la exposición al riesgo del sector promotor se ha reducido en 3.072 millones de euros en el mismo periodo, un 13,7%. 

Banco de Valencia perdió en el tercer trimestre 389,4 millones de euros, un 55,57 % menos que en el mismo periodo de 2011 cuando el resultado fue negativo en 876,4 millones. Así figura en los datos remitidos hoy por Banco de Valencia a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en los que se revela que las pérdidas antes de impuestos son de 566,47 millones de euros, frente a los 1.264,5 millones de euros de pérdidas del mismo periodo de 2011.

El resultado de las actividades de explotación se ha situado en pérdidas de 463,8 millones de euros, frente a los 823,1 millones negativos del mismo periodo del año 2011.