Público
Público

Lady L, princesa triste de España

El diario 'La Repubblica' publica este viernes un reportaje sobre Letizia Ortiz que augura un final como el de Diana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Cada vez más sola, delgadísima (ha llegado a la talla 36), nunca aceptada de verdad, la mujer del príncipe heredero de España se ha convertido en un símbolo de la modernidad en contacto con la monarquía, como Lady D'. Así comienza el suplemento del diario La Repubblica, Il Venerdì, su análisis sobre la supuesta situación de Letizia Ortiz.

El reportaje del diario italiano se empeña en hacer un paralelismo entre la situación de la 'futura reina de España' y los pasos seguidos por la princesa de Gales. Por ejemplo, 'el desorden alimenticio', o su 'incompatibilidad [...] con Juan Carlos'. El impacto mediático, que 'puede ser un arma de doble filo', o 'su afán de protagonismo'.

Aunque también establece unas diferencias, que al final también parecen jugar en contra de la princesa de Asturias: es divorciada, ha dado a luz dos hijas y, sobre todo, no procede de una familia noble.

Como percha para justificar el examen a la monarquía española, el suplemento toma la biografía del periodista Isidre Cunill Una republicana en la corte del Rey Juan Carlos, que narra el 'oscuro pasado de la princesa con un aborto clandestino o un arresto'.

Después llegan los análisis de la llegada de Ortiz a la corte. 'La historia de Letizia no es tanto la de la plebeya que se convierte en noble, como la de la monarquía que se plebeyiza por pragmatismo'. Según el reportaje, la monarquía española necesita acercarse al vulgo para ganar en popularidad, fundamentalmente entre los jóvenes.

E insiste en que 'la fábula de Letizia es la de una chica de familia humilde que ahora lleva una vida de Borbón. Pero también de algo más. Alistando en la familia real a una ex presentadora de informativos que de joven fumaba porros, apoyaba al subcomandante Marcos y se movía por la movida mexicana, acogiendo en palacio a una (¿ex?) izquierdista, una de izquierdas, republicana, con un divorcio y un aborto a la espalda, qué otra cosa ha hecho la monarquía si no incorporar con una maniobra envolvente una cierta normalidad, por no decir banalidad, neoburguesa'. 

Para terminar, una entrevista con James Whitaker, el cronista de la corte británica, para enlazar del todo la historia de Ortiz con la de Lady D. 'Esta historia recuerda mucho a la de la princesa Diana, pero podría terminar incluso peor, no para la princesa Letizia, sino para la monarquía española', dice Whitaker.

'Un divorcio cuando lleguen al trono podría hacer caer la monarquía española' Cuestinado sobre si la independencia que parece mostrar la princesa de Asturias puede ser el principal problema, el británico dice que 'no sólo su espíritu libre, sino el hecho de que Letizia no venga de la aristocracia. Diana era hija de un conde y conocía perfectamente las reglas de comportamiento de la nobleza'.

Y continúa: 'era presentadora de informativos, con lo que, de alguna manera, representaba al enemigo. Después han aparecido fotos e historias del pasado, lo que es un poco vergonzoso para un heredero al trono'.

Whitaker asegura que el pasado de Ortiz puede resultar un obstáculo para su relación con el príncipe 'sobre todo cuando sea rey. La vida de Letizia será reexaminada y puesta completamente bajo control'.

Y ante la hipótesis de un divorcio, no tiene ninguna duda: 'Un divorcio entre un rey y una reina puede hacer caer a la monarquía española. Una ruptura cuando él esté en el trono puede tener consecuencias catastróficas'.