Público
Público

Lagarde da prioridad al problema del euro

El FMI evalúa mañana la nueva ayuda para Grecia 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Continuidad, reforma, diversidad. Son las palabras clave de la primera conferencia de prensa que ayer celebró Christine Lagarde como nueva responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI), en la que priorizó la deuda de la zona del euro como uno de los problemas más urgentes de la organización. Lagarde también anunció que mañana el Fondo se reunirá para evaluar la entrega de la nueva ayuda a Grecia.

'Los asuntos urgentes a los que tenemos que prestar atención tienen que ver con la deuda soberana', afirmó la nueva directora gerente al recordar que el problema se centraba, sobre todo, en la zona del euro y, más concretamente, en Grecia. Aunque este problema de la deuda de los estados, avisó Lagarde, 'afecta a todas las economías avanzadas, desde Japón a EEUU'.

La nueva jefa del FMI exige unidad a los políticos griegos por el bien común

Lagarde pidió unidad a los políticos griegos y que imiten en ello a sus homólogos lusos e irlandeses. 'Espero que puedan inspirarse en el ejemplo de los partidos políticos de Irlanda y Portugal' y dejen de lado las rivalidades por el bien común, subrayó la exministra de Finanzas francesa.

El pasado fin de semana, los países de la zona euro liberaron 12.000 millones de euros para ayudar de forma inmediata a Grecia, de los que unos 3.300 millones deben ser autorizados por el FMI.

Sobre la recuperación de la economía mundial, fue optimista. Cree que está en curso y que 'las previsiones claramente muestran un rebote, una mejoría para 2011 y 2012' pero de forma 'desigual', con un ritmo mucho más rápido en los países emergentes.

Pide respetar la presunción de inocencia de Strauss-Kahn

Otro asunto que preocupa a la nueva jefa del FMI es el masivo desembarco de flujos de capital hacia los mercados emergentes, que están creando presiones inflacionistas. Insistió también en 'seguir mejorando la legitimidad del Fondo' y su diversidad dando más peso a los países emergentes en este organismo.

En su primer encuentro con los periodistas, Christine Lagarde omitió referencias al desorbitado sueldo con el que se estrena: 324.000 euros netos. Sí hizo un canto a la independencia: 'Pueden contar conmigo para que el FMI y sus decisiones sigan siendo independientes'. Y prometió ser una 'buena directora de orquesta'.

La exministra rechazó comentar los aspectos judiciales sobre la acusación de intento de violación del anterior director, Dominique Strauss Kahn, y alabó las 'excelentes reformas' que emprendió. Aseguró que había hablado con él por teléfono pero exclusivamente del FMI. Después, en una entrevista con el canal France 24, sí dijo sobre el asunto que 'la justicia sigue su curso' y que esta 'funciona de manera diferente en EEUU'. 'Yo me limito al respeto a la presunción de inocencia', añadió.