Público
Público

Lagarde dice querer un FMI "más legítimo y eficiente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, dijo hoy querer un FMI "más receptivo, legítimo y eficiente", en medio de críticas de que su esperada elección como líder del organismo socava la legitimidad del mismo.

"Creo que el Fondo debería de ser más receptivo, ciertamente más efectivo y más legítimo", dijo Lagarde en unas breves declaraciones a la prensa tras una reunión de unas tres horas con el consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Vestida con un traje de falda y chaqueta gris y un pañuelo de seda en tonos naranja, Lagarde compareció ante una nube de fotógrafos, cámaras de televisión y periodistas frente a la sede del FMI en Washington.

El interés mediático fue bien distinto al que se observó el martes durante la visita del rival de Lagarde, el gobernador del banco central mexicano, Agustín Carstens, quien se encontró a su salida del Fondo con un grupo mucho más reducido de cámaras y reporteros.

La visita de Lagarde a la capital estadounidense incluyó una reunión con el secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, quien la calificó hoy de "candidata excepcionalmente dotada" para dirigir el organismo multilateral.

El comentario sobre la legitimidad del Fondo de Lagarde resulta irónico ya que organizaciones críticas del actual proceso de selección de director gerente aducen que la previsible victoria de la francesa amenaza la legalidad de la institución.

Hoy mismo un grupo de ONGs se reunió en un parque frente al FMI para indicar que el esperado triunfo de Lagarde es una "coronación" y no un proceso democrático.

Los asistentes escenificaron una ceremonia de coronación en la que dos jóvenes con un brazalete de la Unión Europea impusieron una corona a la "reina" Lagarde.

"Nada ha cambiado. El ganador de este proceso se conocía antes de empezar", dijo a Efe Sarah Wynn-Williams, portavoz de la organización Oxfam.

El FMI ha estado dirigido por un varón europeo desde su creación en 1945 en virtud de un pacto de caballeros que otorga la presidencia del Banco Mundial a un estadounidense.

Europa cuenta con un tercio de los votos en el FMI, lo que coloca a cualquier candidato del Viejo Continente en una ventajosa posición de partida.

Los países emergentes aducen que la estructura del organismo debe de cambiar para reflejar su creciente peso global, pero han sido incapaces de cerrar filas frente a un candidato.

El consejo ejecutivo del FMI tiene previsto reunirse el próximo martes 28 para abordar las fortalezas de los dos candidatos con el objetivo de anunciar a un ganador para el 30 de septiembre.

El Fondo ha insistido en que quiere seleccionar al nuevo líder mediante "consenso", lo que permite al decano del consejo ejecutivo, el egipcio Shakour Shaalan, deducir la voluntad de los miembros basándose en las muestras informales de estos.

Ese sistema permite también a EE.UU., que con un 16,8 % del poder de voto es el principal accionista del Fondo, el encontrarse con que es el factor decisivo en la votación.

Washington ha evitado por el momento mostrar preferencia por ninguno de los dos candidatos y se ha limitado a decir que ambos están bien preparados para el puesto.

El exdirector gerente del FMI Dominique Strauss-Kahn fue arrestado el mes pasado en Nueva York acusado de intento de violación de una empleada de hotel.

Sea quien sea el ganador heredará un organismo enormemente poderoso, muy distinto al que recibió Strauss-Kahn en el 2007, cuando el Fondo vivía una profunda crisis de identidad y algunos cuestionaban incluso su viabilidad.

En septiembre de ese año, cuando Strauss-Kahn recibió el relevo del español Rodrigo Rato, el Fondo tenía déficit y hablaba de recortes de salarios y personal para lidiar con la única crisis que afrontaba entonces: la suya propia.

El propio Strauss-Kahn reflejaba esa situación en una entrevista poco antes de su elección como director gerente.

"Lo que puede estar en peligro ahora es la propia existencia del FMI como la institución encargada de ofrecer ayuda financiera al mundo", decía entonces el exministro de Economía francés.

El año pasado, por el contrario, el FMI concedió préstamos récord de 91.700 millones de dólares y se convirtió en un actor clave en el diseño del primer paquete de rescate a Europa Occidental en décadas.