Público
Público

El laico Barkat gana la carrera por la alcaldía de Jerusalén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El empresario tecnológico Nir Barkat ganó el miércoles las elecciones a la alcaldía de Jerusalén, imponiéndose al rabino Meir Porush en una carrera que convirtió a la ciudad en un campo de batalla política entre judíos laicos y ultraortodoxos.

Barkat, de 49 años, obtuvo el 52 por ciento de los votos, según los últimos resultados oficiales.

El nuevo alcalde sucederá al ultraortodoxo Uri Lupolianski, quien cumplió cinco años en el cargo después de que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ocupara dos períodos consecutivos la alcaldía.

"Esta debe ser una noche de unidad", dijo Barkat en su discurso triunfal tras el cierre de las urnas.

"A partir de mañana, me convertiré en alcalde de todos los residentes de Jerusalén", declaró Barkat, comprometiéndose a preservar el statu quo religioso en la ciudad.

Los palestinos, que boicotearon la votación, representan el 34 por ciento de los 750.000 residentes de Jerusalén, y no reconocen la gestión israelí de la parte árabe de la ciudad ni su exigencia de considerarla su capital.

Barkat hizo una campaña ofreciendo luchar contra la pobreza y el desempleo en la ciudad. También se comprometió a revertir un éxodo de residentes laicos, principalmente jóvenes que buscan mejores oportunidades de empleo en Tel Aviv y otras ciudades israelíes.

Los israelíes religiosos y laicos viven en un delicado equilibrio en Jerusalén.

Mientras que en los vecindarios ortodoxos, las familias usan vestimentas tradicionales para acudir a las sinagogas durante el sabbath y en las fiestas judías por vías cerradas al tráfico, en el centro de la ciudad los judíos laicos frecuentan bares y lugares para comer no kosher.

Los analistas consideran que la victoria de Barkat, sustentada por una gran afluencia a las urnas, reflejó la preocupación de los judíos laicos de que una victoria de Porush les habría negado una voz política en Jerusalén, donde muchos judíos ultraortodoxos tienen grandes familias y bajos ingresos.

Barkat había irritado a algunos de sus partidarios al cortejar a los votantes religiosos con promesas de apoyar la expansión de asentamientos judíos en Jerusalén.

En total, el martes se celebraron unas 160 elecciones locales, pero dado que la mayoría de los candidatos no están afiliados a partidos políticos importantes, no se prevé que la votación tenga un impacto significativo en los comicios parlamentarios del 10 de febrero.