Público
Público

Los Lakers reciben una paliza por navidad

Jackson y Bryant mostraron su "frustración" tras la derrota por 87-102 ante los Cavaliers de Cleveland

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entrenador de Los Ángeles Lakers, Phil Jackson, y el escolta estrella del equipo, Kobe Bryant, no pudieron ocultar su 'frustración' después de ver como su equipo cayo derrotado por paliza de 87-102 ante los Cavaliers de Cleveland. El mal juego de los Lakers como equipo contrastó con el realizado por los Cavaliers, que fue resaltado por el alero estrella LeBron James.

Los seguidores de los Lakers no pudieron aguantar más la 'medioridad' en el juego de los campeones de liga que se olvidaron de la deportividad para comenzar a lanzar objetos de cartón y plástico al campo, incluidas botellas llenas de agua.

'Nunca había visto una reacción igual de los aficionados de Los Ángeles', declaró Jackson al valorar la reacción que tuvieron los espectadores tras las expulsión del alero Lamar Odom por doble falta técnica al no abandonar rápidamente el campo durante una substitución. Jackson reconoció que le gustaba el entusiasmo de los seguidores, pero no la manera de demostrarlo.

'No fue un partido bien arbitrado, tampoco jugado, por lo que deduzco que se dio la combinación de ambas cosas las que generó la reacción de los aficionados', valoro Jackson.

Por su parte, Bryant, que aportó 35 puntos con nueve rebotes y ocho asistencias, también se mostró 'decepcionado' con la actitud del público, especialmente con los que lanzador las botellas de agua.

'Nunca había visto una reacción igual de los aficionados de Los Ángeles'

'Si deseas lanzar alguna cosa, al menos que no vaya a herir a nadie', declaró Bryant. 'Entiendo que utilizar los objetos vacíos de plástico era la mejor opción'.

Al igual que Jackson, Bryant reconoció que el equipo no jugó bien como conjunto y nunca pudieron superar la defensa y a los hombres altos de los Cavaliers. 'Nos superaron en intensidad, fuerza, dominio y efectividad en los tiros a canasta', explicó Bryant. 'Tampoco tuvimos capacidad de reacción'.

James, que logró 26 puntos, nueve asistencias y cuatro rebotes para ganar tres de los cuatro partidos disputados en Los Ángeles y Bryant, dijo que lo único que había que evitar era lesionar a un jugador o árbitro con las acciones 'antideportivas' de los aficionados.

'Los objetos llegaron al campo con fuerza y por suerte al final no hubo que lamentar ningún herido y eso fue lo positivo', comentó James. 'Al margen de las acciones de los aficionados, nuestro equipo hizo un gran partido, especialmente en defensa'.