Público
Público

Los Lakers revalidaron el título y los Celtics se quedaron con muchas dudas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No hubo sorpresa, Los Ángeles Lakers revalidaron el título de campeones de la NBA, gracias a las carencias que mostraron en los momentos decisivos los Celtics de Boston, que no sólo perdieron el anillo sino que también dejaron muchas dudas sobre su futuro.

Los Lakers, con el escolta Kobe Bryant, de líder, y la mejor versión del ala-pívot español Pau Gasol, hicieron bueno el sentir del entrenador Phil Jackson, de que "los Celtics es el equipo que mejor sabe perder los partidos en el cuarto periodo".

Como sucedió nada menos que en el séptimo y decisivo partido de las Finales que ganaron (83-79), a pesar de haber estado abajo hasta 15 puntos en el marcador.

A partir de esa realidad estadística, los Lakers, como les sucedía a los Bulls de Chicago con el legendario Michael Jordan, se limitaron a aprovechar lo que el rival les ofrecía. Lograron el decimosexto título de campeones, segundo consecutivo, y se quedaron a sólo uno de la franquicia de los Celtics (17).

Bryant logró su segundo premio de Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales, aunque en realidad en el séptimo partido no fue el mejor ni el más decisivo, por lo que el título debería corresponder a Gasol y al alero Ron Artest. Sin ellos los Lakers ahora no estarían celebrando el título.

Como sucedió durante la temporada regular, los Lakers no fueron el mejor equipo ni en la liga ni en la Conferencia Oeste, pero tuvieron al jugador más determinante que hay actualmente y este no es otro que Bryant, que encontró en Gasol al complemento ideal, en todos los aspectos.

Los Mavericks de Dallas jugaron mejor baloncesto como equipo, lo mismo que hicieron los Suns de Phoenix, inclusive los Jazz de Utah también lo consiguieron a nivel de conjunto, pero al final ninguno de ellos tuvo a la gran estrella y líder que los guiase al título.

Pero el reinado de Bryant en la Conferencia Oeste puede haber llegado a su final, si el alero Kevin Durant, de los Thunder de Oklahoma, convertido en la gran revelación de la temporada, sigue el mismo camino de progreso que tuvieron en la del 2009-10.

Con un poco más de suerte, inclusive esta temporada podrían haber eliminado a los propios Lakers en la primera ronda de la fase final, algo que no sucedió porque el factor "suerte" y otros intangibles que siempre se dan cuando juegan los Lakers al final lo impidieron.

Una temporada más, la Conferencia Oeste fue la que tuvo mayor calidad y competitividad con equipos como los Mavericks, Suns, Jazz, Nuggets de Denver, Spurs de San Antonio y Trail Blazers de Portland, pero ninguno de ellos encontró al final la manera de contrarrestar el factor Bryant.

También en la Conferencia Oeste estuvo el mejor Novato del Año, el base-escolta Tyreke Evans, de los Kings de Sacramento, y la ausencia más notable, la baja del pívot chino Yao Ming, que dejó a los Rockets de Houston sin ningún tipo de opción a estar entre los mejores y al escolta Tracy McGrady como el ocaso de una estrella.

Dentro de la Conferencia Este fue donde se dio ningún ocaso, pero si la mayor frustración de la temporada con la súper estrella LeBron James y sus Cavaliers de Cleveland, el equipo con la mejor marca de la liga, que luego fueron eliminados de forma sorpresiva por los Celtics en las semifinales de los "playoffs".

La eliminación ha convertido a los Cavaliers en un incógnita completa en cuanto a su futuro y lo mismo sucede con James cuando a partir del 1 de julio será el agente libre más codiciado de la NBA.

Ni el despido del entrenador Mike Brown y el gerente general Danny Ferry por parte del dueño de los Cavaliers, Dan Gilbert, han hecho que James le ofreciese una pista si desea continuar dentro del equipo.

Sin saber que es lo que va a pasar con James, mucho menos se sabe cual será el futuro de los Celtics después que su reconstrucción rápida de los "Big Three" ha llegado a su final con un Ray Allen, Paul Pierce y Kevin Garnett, alejados ya de sus mejor baloncesto, cuando en el 2008 lograron el título de liga al ganar a los Lakers.

Tampoco está claro que sucederá con el entrenador Doc Rivers, que acaba contrato en este mismo mes y ya ha manifestado que tiene intención de pasar más tiempo con su familia.

Los Magic de Orlando, como les había sucedido en la temporada anterior, volvieron a perder en los momentos decisivos, esta vez les ocurrió en las finales de la Conferencia Este frente a los Celtics, y concluyeron la temporada con una eliminación que los dejó devaluados y buscando soluciones.

El resto de los equipos confirmaron que el modelo impuesto por el comisionado David Stern, de repartir, una estrella por franquicia no les permite iniciar un proceso de reconstrucción con aspiraciones a ser campeones de liga.

De ahí que la apertura de un mercado de los agentes libres plagado de estrellas tendrá como objetivo romper con el modelo "Stern" al intentar conseguir dos grandes jugadores que les permita ser alternativa real al título de liga que ahora disfrutan los Lakers.

Las estrellas también son favorables a fichar por el equipo donde puedan verse juntos jugadores como James, Dwyane Wade (Miami), Chris Bosh (Toronto), Joe Johnson (Atlanta) y Amare Stoudemire, entre otros.

Alcanzar ese objetivo exige de muchos millones de dólares y para eso ha llegado el magnate ruso Mijaíl Prokhorov, nuevo dueño de los Nets de Nueva Jersey.

Pero hasta ver que es lo que va a suceder en la temporada del 2010-11, la pasada dejó a un bicampeón que se limitó a cumplir con los pronósticos.