Público
Público

Laporta dice que las polémicas surgen porque le "tienen ganas" al Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, ha dicho hoy en Málaga, donde los azulgranas juegan esta noche, que las últimas polémicas que rodean al club han surgido porque le "tienen ganas" a una entidad que "está en el mejor momento de su historia" y personalmente a él por su "manera de pensar".

"Son gente intolerante y son personas que están calentando motores", indicó Laporta antes de asistir al almuerzo con dirigentes del Málaga CF previo al encuentro de esta noche en La Rosaleda.

El presidente del club catalán destacó que son gentes que "se dedican a intentar erosionar y extorsionar" y explicó, sobre el asunto de los espionajes a cuatro vicepresidentes de la entidad, que fue "hace cinco meses" cuando tuvo conocimiento de ello y que a partir de ese momento se le dieron "las explicaciones a los vicepresidentes, fueron entendidas, ya que se recabaron una serie de informes de riesgo" pues había "sospechas" y por "razones de seguridad se recabaron informes", explicó.

"Se pasó página y se cerró el tema", subrayó el máximo dirigente de la entidad azulgrana, quien destacó que "el que ahora salga está fuera de lugar", porque Joan Oliver -director general corporativo del Barça- es "gente inteligente, competente y trabajadora", además de "valiente" y ha estado "dirigiendo el club con eficacia", por lo que puntualizó que lo quiere a su lado al ser "de los mejores directores generales de la historia del club", dijo Laporta.

"Intentan de desestabilizar para prescindir de los servicios de Oliver y no lo conseguirán. No voy a prescindir de sus servicios", señaló el presidente, quien agregó que no cederá "a los intentos de chantaje".

La polémica se desató esta semana cuando el director general corporativo del Barcelona reconoció lo publicado que El Periódico de Catalunya, que en marzo pasado puso en marcha una "auditoría de seguridad" para "proteger" a cuatro vicepresidentes del club, después de que uno de ellos, Joan Franquesa, tuviera indicios de que estaba siendo seguido.