Público
Público

Lara cree que el "decreto de la vergüenza" ataca los derechos y la democracia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha afirmado que la reforma laboral que ha aprobado hoy el Gobierno es el "decreto de la vergüenza", ya que traiciona la línea argumental socialista de no recortar derechos sociales y supone un ataque al "tímido estado de bienestar" y a la propia democracia.

En rueda de prensa en la sede de IU, Lara ha vuelto a reiterar su rechazo a una reforma que recorta los derechos de los trabajadores, abarata el despido, ataca la negociación colectiva y no va a crear más empleo, y que además supone también un ataque a la democracia puesto que se ha aprobado sin que las instituciones que representan a los ciudadanos hayan podido intervenir.

Para Lara, este nuevo "ataque" se suma al "tijeretazo" aprobado hace unas semanas, con la rebaja de los salarios de los funcionarios y la congelación de las pensiones, todo ello en un país donde el gasto social está siete puntos por debajo de la media de la UE, según ha señalado.

Además, aún queda "en la cartera" la posibilidad de hacer un recorte en las pensiones o de recurrir al llamado "copago" en el sistema sanitario.

Todo esto va en contra de las declaraciones que el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo el 16 de mayo de 2009, y que Lara ha recordado textualmente: "Mientras haya una mayoría socialista en el Parlamento de España y de la UE que no aspiren y que no sueñen a recortes sociales y a recortes de los derechos de los trabajadores, bajo ningún concepto. No va a pasar".

Cayo Lara ha advertido de que a pesar de todos estos ajustes la Comisión Europea ya ha exigido a España que reduzca el déficit un 0,75 por ciento más el próximo año, por lo que ha expresado su temor a que en los presupuestos generales para 2011 se produzca otro recorte de gasto de unos 8.000 millones.

"Desde IU nos vamos a seguir oponiendo", ha dicho, puesto que la solución no ha de venir necesariamente de recortar derechos o inversión pública, sino de incorporar más dinero a las arcas públicas con una reforma fiscal progresiva y una mayor inspección para acabar con el fraude.

Ha lamentado que la UE presione a España cuando ha sido "incapaz de controlar la especulación" e impedir la crisis, y ha considerado que ningún gobierno europeo tiene "autoridad política ni ética" para hacer exigencias.

Frente a todos estos recortes y ataques, el líder de IU ha reiterado el apoyo de su formación a la huelga general convocada por los sindicatos a nivel europeo el 29 de septiembre.

Y es que, según ha dicho, no es necesario esperar a ver si se introducen cambios positivos en la reforma laboral en su tramitación parlamentaria, ya que si hay cambios será "para un mayor recorte", dado que los partidos de la derecha en el Congreso son "insaciables" en la defensa del sector empresarial.

No obstante, Lara ha opinado que antes de la huelga tanto los sindicatos como las fuerzas de izquierdas han de hacer un importante esfuerzo de "pedagogía", "patearse cada fábrica y cada empresa" para dar a conocer a los trabajadores que el paro pretende combatir el "ataque sistemático" que se está produciendo contra la democracia y contra sus derechos laborales.

Lara ha criticado también la "ofensiva tremenda" contra los sindicatos que, a su juicio, se está produciendo desde la derecha política y económica, con el objetivo de "doblegarles".