Público
Público

Larry Brown vuelve al banquillo para dirigir a los Bobcats

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El anuncio de la retirada del legendario Pat Riley como entrenador de los Heat de Miami ha dado paso a que el "trotamundos" Larry Brown llegue a un acuerdo con los Bobcats de Charlotte para volver a sentarse en el banquillo.

Brown, que la pasada semana dejo el cargo de vicepresidente ejecutivo con los Sixers de Filadelfia, llegará a Charlotte para firmar hoy, martes, el nuevo contrato, después de que el copropietario de los Bobcats, el legendario Michael Jordan, le eligiese como el profesional para sustituir en el cargo a Sam Vincent.

Los Bobcats tienen programada una rueda de prensa para esta tarde en la que se espera que Brown esté junto a Jordan para ser presentado como nuevo entrenador.

Brown, de 67 años, fue elegido miembro del Salón de la Fama en la temporada del 2002 y como entrenador tiene marca de 1.010 triunfos con 800 derrotas en las 23 temporadas que ha trabajo dentro del profesionalismo, cuatro con la desaparecida ABA.

Durante la temporada del 2003-04 consiguió su único título de liga cuando dirigía a los Pistons de Detroit, también se proclamó campeón nacional con los equipos universitarios de UCLA, en 1980, y los Jayhawks de Kansas, en 1988.

Brown tiene en común con Jordan que ambos estuvieron bajo la dirección del legendario Dean Smith, en la Universidad de Carolina del Norte.

Desde que llegó a la NBA, Brown ha dirigido a nueve equipos, el último de ellos los Knicks de Nueva York, que le despidieron en el 2006.

Brown llega a un equipo que bajo la dirección de Vincent, que sólo estuvo un año al frente, registró marca perdedora de 32-50, y reconoció que la decisión de Jordan para nada le sorprendió, lo mismo que la elección de Brown como su sucesor.

"Michael nunca dijo que iba a contratar a Brown, pero sí que iba a tomar decisiones en el mejor interés de la organización", comentó Vincent. "Asumo que va a ir en la dirección de contratar a un entrenador veterano, que además es muy popular entre la comunidad".

El agente de Brown, Joe Glass, no quiso desmentir ni confirmar las informaciones periodísticas y se limitó a decir que no sabía nada sobre su cliente.

Sin embargo, la salida de Brown de los Sixers, el despedido de Vincent, el anuncio de la rueda de prensa y el tener a su lado a un ex miembro de la familia de los Tar Heel de Carolina del Norte, no deja ninguna duda de la vuelta del entrenador "trotamundos" a la NBA.

Además, Brown, al margen de algunos problemas que tuvo con varios equipos y el pobre rendimiento que dieron los Knicks bajo su dirección en la temporada del 2005-06, su aportación ha sido siempre beneficiosa para los equipos, especialmente en los que estaban en fase de renovación.

No se conocen los términos económicos del contrato que firme Brown, pero con toda seguridad será muy superior al millón y medio que cobraba Vincent, que tuvo su primer experiencia como entrenador de la NBA.

Brown se encuentra entre los mejores entrenadores de la NBA y cobrará un salario superior a los cinco millones de dólares por temporada.

"Lo único que deseo es que Brown tengo todo el éxito del mundo", comentó Vincent. "Se va a encontrar con un gran grupo de jugadores jóvenes que están listos para triunfar y le deseo lo mejor".

Algo que Vincent no pudo conseguir después de haber prometido al comienzo de la pasada temporada que su objetivo no era otro que estar en la fase final.

No lo consiguió y se quedó con marca perdedora de 32-50, una derrota más que la que habían tenido la temporada anterior bajo la dirección de Bernie Bickerstaff.

Tampoco logró que los aficionados locales apoyasen al equipo y los Bobcats ocuparon el número 24, de los 30 que juegan en la NBA, en cuanto a la asistencia de espectadores que fue a ver los partidos la pasada temporada.

Vincent también se convirtió en el segundo entrenador amigo de Jordan al que despide al concluir un año, aunque le había firmado por cuatro.