Público
Público

Latinoamérica exige multilateralismo contra la especulación financiera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países latinoamericanos hicieron hoy en la ONU una apasionada defensa del multilateralismo en el orden internacional y alertaron de las consecuencias que tendrá para el desarrollo la especulación financiera que han permitido los países ricos.

Los debates de la Asamblea General de la ONU, que reúne a jefes de Estado y de Gobierno de 192 países, se iniciaron hoy en Nueva York, marcados por un llamamiento generalizado a restaurar el orden en los mercados financieros internacionales.

"La euforia de los especuladores ha sumido en la angustia a pueblos enteros", denunció el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que abrió los debates.

Lula afirmó que la naturaleza global de la crisis implica que las soluciones que se adopten también sean decididas "en legítimos y creíbles foros multilaterales, sin imposiciones".

Reclamó nuevas bases, porque "las instituciones económicas actuales no tienen la autoridad ni los instrumentos que necesitan para evitar la anarquía de la especulación".

Lula lamentó que aunque cayó el Muro de Berlín "otros muros fueron construidos" y denunció que muchos de los que defienden la libre circulación de mercancías impiden la libre circulación de hombres y mujeres y denunció la vuelta de un "nacionalismo populista" que creían "superado".

La presidenta argentina, Cristina Fernández, hizo en su primera intervención en la tribuna de la ONU un duro alegato contra Estados Unidos, país del que dijo que hoy "tiene problemas a partir de una economía de casino que se ha creído que el capitalismo solo puede producir dinero".

"Hoy ya no se puede hablar de los efectos tequila o arroz, y de las crisis de los países emergentes hacia el centro, sino que por el contrario "el efecto jazz" va desde el centro de la primera economía del mundo y se expande a todos los países", indicó.

A América del Sur "se nos dijo que el mercado todo lo solucionaba, pero se produce ahora la intervención estatal más fuerte desde donde se nos dijo que el Estado no era necesario", afirmó en alusión a Estados Unidos, aunque no lo citó expresamente.

Al igual que antes lo hiciera Brasil, Argentina reclamó la reforma de la ONU y de los organismos multilaterales de crédito, y planteó que no sea un mero "maquillaje".

El presidente de la Asamblea general, el nicaragüense Miguel d'Escoto advirtió, por su parte, que la crisis financiera actual, sumada al encarecimiento de los alimentos y a la devastación humanitaria provocada por fenómenos naturales recurrentes, tendrá serias consecuencias que impedirán avances significativos en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

La principal meta de los ODM es reducir la pobreza a la mitad en 2015.

De otra parte, Lula y Fernández señalaron en sus intervenciones que América del Sur ha dado ejemplo de cómo se construye el multilateralismo, a pesar de las diferencias existentes entre los países de la región.

Citaron ambos la cumbre reciente de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) -integrada por doce países de la región-, en la que se logró una resolución por unanimidad para ayudar a Bolivia en la defensa de la democracia y el diálogo para solucionar la crisis interna.

"El ejercicio de multilateralidad es una convicción de las regiones emergentes, que somos capaces de dar ejemplo", destacó Fernández.

El gobernante de Estados Unidos, George W. Bush, en su despedida en este foro intentó tranquilizar a los dirigentes mundiales sobre la crisis financiera, al asegurar que se han adoptado medidas audaces para frenarla.