Público
Público

Latinoamericanos y europeos consideran crucial tener voz y voto en la reforma financiera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los responsables políticos que participaron en la primera jornada del Foro de Biarritz subrayaron hoy la importancia de tener voz y voto en la reforma del sistema financiero, al tiempo que insistieron en la necesidad de combatir con regulaciones la especulación que ha lastrado la crisis.

"Es la hora del retorno de la política", destacó el ex presidente chileno Ricardo Lagos, que abogó por "un sistema (financiero) más regulado", que al mismo tiempo permita "una buena asignación de recursos, porque el mercado no puede ser el amo y porque el sistema por sí solo no se regula".

Lagos señaló, en un tono un tanto irónico, que "por primera vez los latinoamericanos no somos los responsables de una crisis", y consideró alentador que en la cumbre de Washington vayan a estar representados tres países latinoamericanos (Brasil, Argentina y México) que forman parte del G-20.

El presidente dominicano, Leonel Fernández Reyna, sin embargo, se quejó de las exclusiones que también implica la configuración del G-20 para la reunión de Washington y reclamó "un nuevo sistema financiero más justo, más equitativo" en cuya concepción, dijo, debería estar implicado "el G192", es decir, todos los países de la ONU.

Fernández Reyna, el único jefe de Estado que participa en esta novena edición del Foro de Biarritz que se prolonga hasta mañana, criticó lo que llamó "economía de casino" que para él está tras la crisis financiera actual, al igual que tras las recientes crisis de carestía de los alimentos y del petróleo.

En el origen de todas ellas "la especulación" ha tenido "un papel crucial", denunció el presidente dominicano, que recordó que "el daño es inmenso, incalculable sobre las economías de las naciones", a lo que hay que sumar, añadió, el "sufrimiento" de sus ciudadanos.

Además alertó de que mientras se mantenga el funcionamiento especulativo que ha hecho "más vulnerables los mercados (...) estamos a expensas de que en un futuro no muy lejano vuelvan a producirse" episodios de crisis como el actual.

El anterior director del Fondo Monetario Internacional (FMI), el español Rodrigo Rato, señaló que la crisis financiera ha puesto en evidencia que "no sólo ha fallado el mercado, sino también las políticas macroeconómicas" de algunos países, y sin citarlo expresamente, se refirió a EE.UU. por su voluminoso déficit.

Rato consideró que "es una buena noticia" que la discusión sobre la reforma del sistema financiero internacional se haga en el G20 y no en el G7, y estimó que Europa tiene que esforzarse porque estos debates se lleven a cabo en "foros multilaterales" y también que se garantice una coordinación de las políticas monetarias de los grandes bloques (UE, EE.UU., Japón y China).

El antiguo presidente peruano Alejandro Toledo se declaró "profundamente optimista" sobre las expectativas de Latinoamérica pese a una crisis que, admitió, "la van a pagar los más pobres".

El optimismo de Toledo se sustenta en que, según sus previsiones, la región va a seguir creciendo ya que ha diversificado sus exportaciones, ha conseguido abrir nuevos mercados y ya no es tan dependiente de Estados Unidos.

En el Foro de Biarritz también se oyeron los ecos de los esfuerzos del Gobierno español para estar presente en la cumbre de Washington, por boca del ministro francés de Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet, que reafirmó el apoyo de su país a Madrid y dijo que ahora de lo que se trata es de buscar soluciones imaginativas.