Público
Público

Lavrov y Rasmussen reconocen disensiones pero piden no dramatizarlas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, y el secretario general de la OTAN, Anders Rasmussen, reconocieron hoy las disensiones que aún existen entre Rusia y los aliados, pero pidieron no dramatizarlas.

"Por supuesto, aún tenemos disensiones, pero no las dramatizamos excesivamente. Pero, claro que hay que solucionarlas", señaló Lavrov al comienzo de su reunión con Rasmussen, según las agencias rusas.

Rasmussen coincidió con Lavrov al afirmar que "efectivamente, como usted ha dicho, tenemos no pocas disensiones", pero matizó que eso no debe obstruir la cooperación político-militar entre ambas partes.

"Para mí es un gran placer estar aquí para corroborar nuestro interés en construir una asociación duradera entre Rusia y la OTAN", dijo Rasmussen, que se mostró convencido de que se ha abierto una nueva página en las relaciones ruso-aliadas.

Añadió que su objetivo es "desarrollar con éxito una cooperación práctica" con Rusia.

Lavrov destacó, por su parte, el papel de Rasmussen en la descongelación en la reunión de Bruselas del 4 de diciembre pasado de las relaciones, estancadas desde la guerra ruso-georgiana de agosto de 2008.

Ambas partes mantienen numerosas diferencias en materia de seguridad, ampliación aliada y la presencia de miles de tropas rusas en las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjasia, cuya independencia ha sido reconocida por Moscú.

Precisamente, Rasmussen llegó la víspera a Rusia en su primera visita de trabajo a este país con el objetivo de reanudar la cooperación político-militar con el Kremlin, especialmente en Afganistán.

"No es una visita de cortesía. Se trata de elaborar una hoja de ruta sobre las relaciones ruso-aliadas con vistas al futuro, con especial énfasis en Afganistán, un problema que afecta a todo el mundo", informó la víspera a Efe un portavoz aliado.

Rasmussen se entrevistará hoy tanto con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, como con el primer ministro y hombre fuerte del país, Vladímir Putin.