Público
Público

Le Carré sorprende a la industria al pasarse de Hachette a Penguin

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En una maniobra secreta digna de sus mejores novelas, John Le Carré, se ha pasado a Penguin tras abandonar su anterior editorial, Hodder & Stoughton, del grupo Hachette, a la que había sido fiel durante treinta y ocho años.

David Cornwall, nombre auténtico de Le Carré, no sólo publicó un total de dieciséis novelas en Hodder & Houghton, con las que ha ganado una fortuna, sino que allí conoció también a su esposa, Valérie Jane Eustace, y nadie se esperaba esa súbita infidelidad.

El año pasado, el autor de "El jardinero fiel" abandonó ya a su agente, Bruce Hunter, de David Higham Associates, y firmó con Jonny Geller, de Curtis Brown, pero pocos preveían otra defección de ese calibre.

No se sabe quién fue el arquitecto de esta nueva maniobra, el propio le Carré, Penguin o su nuevo agente, Geller, pero un profundo conocedor de la industria editorial británico declaró a la prensa británica que había sido un secreto "muy bien guardado".

El avance que ha conseguido Le Carré de Penguin por su próxima novela se cree que es comparable a los que recibió del grupo Hachette por otras obras suyas, y es poco improbable que el dinero haya sido la principal motivación.

Según su biógrafo oficial, Robert Harris, a Le Carré le trae ya sin cuidado el dinero, "lo que le importa es su reputación", y en Penguin puede figurar junto a otros grandes autores como Joseph Conrad o Graham Greene.

El propio Le Carré ha explicado que no podía perderse la oportunidad de ver su obra presentada por una "editorial clásica de libros de bolsillo con un catálogo extraordinario".

De acuerdo con el contrato firmado con Penguin, su próxima novela se publicará en tapa dura en Viking, perteneciente al grupo Penguin.

Al mismo tiempo, dos de sus novelas más famosas, "El Espía que surgió del frío" y "La Casa Rusia", se reeditarán en la serie Clásicos Modernos de Penguin.

A lo largo de los nueve próximos años y conforme vayan expirando las respectivas licencias irán pasando a Penguin sus obras restantes.

David Cornwall conoció como ninguno el mundo de los espías durante la Guerra Fría ya que, tras terminar sus estudios en la Universidad de Oxford y pasar dos años enseñando francés y alemán en el prestigioso Eton College, fue contratado en 1958 como agente a tiempo completo por el MI5, el servicio de inteligencia interior.

Dos años después, fue trasladado por sus superiores al MI6, el espionaje exterior, pero su carrera de espía se truncó por dos sucesos: el primero fue la revelación de que el británico Phil Kimby había expiado para los soviéticos, lo que dejaba de pronto expuesta toda la red europea del espionaje británico, a la que pertenecía Cornwall.

El segundo hecho, de carácter decisivo, fue la revelación periodística de que Cornwall era el autor del best-seller "El Espía que surgió del Frío".

A partir de ese momento, Cornwall decidió dedicarse como John le Carré plenamente a la literatura.

En sus libros de ficción, Le Carré ha establecido muchas veces una especie de equivalencia moral entre el Este y el Oeste en materia de derechos humanos, pero desde la caída del llamado Telón de Acero ha dirigido especialmente sus dardos contra la única superpotencia: los Estados Unidos de América.

Le Carré no ha ocultado nunca su repugnancia por el ex primer ministro británico Tony Blair tanto por su decisión de invadir Irak como por su aprovechamiento de la llamada lucha antiterrorista para recortar las libertades individuales en su país.

Como recuerda hoy el dominical "The Observer", uno de los personajes de su novela "A Most Wanted Man" expresa así la visión de su autor sobre lo que está ocurriendo: "Los americanos son peores que ustedes los británicos, pero tienen una excusa...su ignorancia. No saben lo que hacen. Pero ustedes, los británicos lo saben perfectamente".