Público
Público

'Le Monde' aplaza la elección de su nuevo dueño

El Consejo Directivo del diario seleccionará al candidato el próximo 28 de junio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Supervisión del Grupo Le Monde, principal órgano directivo de la empresa, cedió ayer a la presión del accionista de referencia, la Sociedad de Redactores de Le Monde, y retrasó unos días la selección del nuevo inversor que tomará las riendas del mítico vespertino galo.

El respiro, de apenas una semana, no satisface las demandas de un aplazamiento mayor que formulaban dos de los candidatos, el grupo español Prisa, editor de El País, y el grupo francés Perdriel (Nouvel Observateur). La decisión de hoy del Consejo supone que los inversores candidatos deberán depositar sus ofertas firmes antes del 21 de junio, cuando el plazo inicial acababa el pasado viernes. Posteriormente, el día 25, emitirá su opinión la Sociedad de Redactores, que controla el diario desde hace 60 años, y tras escucharla el Consejo tomará la decisión el 28 de junio.

La situación del Grupo Le Monde, que además del diario gestiona el semanario Telerama y el imprescindible mensual Le Monde Diplomatique, sin olvidar una imprenta repleta de problemas, es intrincada. Los accionistas externos ya presentes en el accionariado —el español Prisa, Perdriel y Lagardère— disponen, al menos sobre el papel, de un derecho de veto a toda entrada de un nuevo grupo. De ellos, Prisa y Perdriel planean ser candidatos, aunque el primero sólo podría eventualmente inyectar dinero en septiembre próximo, una vez aliviado el problema de su propia deuda. En cuanto a Lagardère, ya ha dicho que no le interesa el Grupo más bien quiere liberarse del 17% que posee pero sí sus actividades digitales, de las que ya posee el 34%.

Sin embargo, el inversor más capaz industrial y financieramente sería la candidatura formada por los industriales Pierre Bergé, Matthieu Pigasse y Xavier Niel, dispuesta a inyectar ya el dinero y a garantizar la independencia del grupo. Su problema es su histórica relación con el centroizquierda francés, lo que ha motivado que Nicolas Sarkozy, según la prensa local, haya presionado directamente al Consejo de Supervisión para que no ceda al trío el bastón de mando.

La Sociedad de Redactores criticó duramente el pasado fin de semana la intervención de Sarkozy. Cabe recordar que el ascenso al poder del actual presidente conservador, entre 2005 y 2007, sólo fue posible gracias a una especie de neutralidad táctica adoptada por el histórico vespertino, que acalló el aspecto ultraderechista de Sarkozy para destacar sólo sus ofertas políticas con un perfil algo centrista. El artesano de esa estrategia fue Alain Minc, amigo de Juan Luis Cebrián, líder de Prisa, entonces muy influyente en Le Monde.