Publicado: 13.01.2014 07:00 |Actualizado: 13.01.2014 07:00

La legalización de la prostitución, a debate también entre las profesionales del sexo

Las prostitutas mantienen diferentes criterios ante su profesión. Sigue sin existir un convenio que estipule las modificaciones legales que beneficiarían a este colectivo

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Existe un eterno debate en el mundo de la prostitución acerca de una posible regulación de esta práctica o su total abolición. Esta polémica no logra aunar ni a las asociaciones feministas, ni a las propias trabajadoras, que mantienen una división clara entre dos posturas insalvables. Mientras, en España sigue aumentando la cifra de mujeres que se dedican a este oficio sin tener aún una clara defensa legal por parte del Estado.

La abolición suele ser defendida por numerosos sectores feministas y antiguas trabajadoras del sexo. Entre ellos, varios colectivos piden la extinción total de este oficio y se declaran en contra del cliente, como explica Carmen, exprostituta y portavoz del colectivo gallego Faraxa. "Ningún cuerpo debe ser objeto de negocio y somos partidarios de un modelo donde se castigue al cliente y no a las prostitutas", explica.

Sin embargo, entre las propias trabajadoras no se encuentra una voz unánime que se posicione en este debate entre la regularización o una definitiva eliminación del oficio. Desde Faraxa, advierten de algunas consecuencias que tendría la legalización: "Hay sectores que se están peleando para que se regularice y se manden las prostitutas a los clubs, pero éstos se convertirían en guetos. Estos locales siempre están aislados de las ciudades, no se sabe exactamente lo que pasa allí", denuncia Carmen.

De entre quienes se muestran totalmente en contra de regular la prostitución, muchas son mujeres que la han ejercido. Mujeres que, tras duras experiencias, han decidido dejar el oficio y optar por otra forma de vida. Este es el caso de Lined (nombre ficticio), una mujer polaca que, tras más de medio año en un club, decidió dejar la prostitución. Ella asegura que "sería mejor que no existiera" esta práctica, aunque es consciente de lo difícil que sería alcanzar ese deseo. Aun así, en ningún caso aboga por regularizarla: "¿Qué queremos legalizar? Si todo alrededor de ese mundo es corrupto".

Una exprostituta, en contra de legalizar la práctica: "Hasta la policía es corrupta. ¿A quién acudes entonces?"

Lined, como muchas otras, decidió ejercer la prostitución por problemas económicos. Durante ese tiempo todas las compañeras que conoció eran "muy jóvenes y extranjeras".  ¿Su denuncia? "Hasta la policía es corrupta", asegura. "¿A quién acudes entonces?", se pregunta. Y se responde, también: "Es un mundo de drogas y dinero y tú entras en un momento débil y te crees lo que te dicen". Aun así, reconoce que no todas estaban en la misma situación que ella. "A algunas compañeras les gustaba lo que hacían; se creían princesas, pero se habían convertido en personas vacías vestidas con vaqueros caros".

Desde el colectivo catalán Putas Indignadas tienen una visión más neutral acerca de este debate. "Nosotras no somos ni blanco, ni negro, ni de un bando ni de otro, creemos que el único camino es una defensa de derechos", recalca su portavoz, Clarissa Velocci. "No hay dos modelos de prostitución, por ello creemos en un camino de defensa de los derechos", reitera Velocci. Una posición, la suya, que defiende que "la mujer es capaz de decidir y por ello se debe respetar su decisión para que no se criminalice este sector". Pese a todo, la portavoz de este colectivo cree que "las prostitutas no son cosas a contar, son personas a proteger".

Putas Indignadas: "La mujer es capaz de decidir y por ello se debe respetar su decisión, pero las prostitutas son personas a proteger"

Al otro lado del debate se posicionan las profesionales del sexo que sí piden la regularización de la prostitución. Varios colectivos trabajan en defensa de los derechos de las prostitutas y exigen la normalización de su situación. Hetaira y Aprosex son algunos de ellos, que luchan contra la estigmatización social que sufre este sector.

"Me llamo Karolina Hernández, soy trabajadora del sexo y miembro del colectivo Hetaira". Así se presentó a este diario una de las mujeres que aboga por la legalización de su "trabajo". "Lo elegí libremente, porque siendo extranjera es difícil encontrar otro trabajo", afirma Karolina, que llegó de Ecuador hace quince años, los mismos que lleva como profesional del sexo. "No me planteo dejar de hacerlo", añade. Una decisión avalada por sus compañeras de Hetaira, que es una organización que defiende los derechos de quienes "ejercen el trabajo sexual por decisión propia". A este colectivo pertenecen también mujeres que se dedican a otra profesión aunque todas ellas están asociadas para "defender los derechos de las prostitutas".

Varias organizaciones defienden "los derechos de quienes ejercen el trabajo sexual por decisión propia"

En ese intento, Karolina cuenta que han enviado "más de una decena de escritos" al Ayuntamiento y organizado manifestaciones, pero que siempre reciben "una callada por respuesta". "Exigimos derechos laborales y sociales" manifiesta Karolina, que recuerda la entrevista de miembros de Hetaira con Ana Botella cuando era concejala del Ayuntamiento de Madrid. "Ni siquiera nos miró, bajó la cara y nos llamó mentirosas", asegura. "Creen que todas ejercemos por obligación, pero muchas somos libres", añade. "Combatir el estigma que recae sobre las prostitutas es una lucha larga y dura, pero vamos a estar ahí y yo nunca bajaré la cabeza", concluye Karolina.

Eva también es miembro de Hetaira y prostituta desde que emigró de Ecuador en el año 1999. "Mi vocación es la peluquería pero no encontré nada y tengo que enviar dinero a mi país", argumenta. "La prostitución debería regularse, deberíamos tener un sitio adecuado dónde trabajar y poder optar a la Seguridad Social", defiende Eva.

"En los clubs, el dueño manda y puede obligarte incluso a hacer una felación sin protección", denuncia una mujer

Ella eligió ejercer en la calle porque no le gustaba la situación de las compañeras que trabajan en clubs. "Ahí el dueño manda y te dirige, puede incluso obligarte a hacer una felación sin protección", denuncia. "Yo trabajo por libre y me organizo mis horarios", añade, aunque también manifiesta que vive con temor, debido al acoso policial al que a menudo se ven sometidas. "Nos piden la documentación y ponen pegas al cliente", se queja. Público intentó, sin éxito, recabar testimonios de trabajadoras de clubs de alterne.

Como Eva, existe otro tipo de trabajadoras del sexo que ejercen de forma autónoma, aunque de un modo diferente. Son las escorts, acompañantes que reciben una remuneración por parte del cliente a cambio de una cita y que, en la mayoría de ocasiones, también ofrecen servicios sexuales. Asi se gana la vida Shara, catalana y miembro del colectivo Aprosex, que se dedica a la prostitución desde hace más de diez años, cinco de ellos como escort. "Nuestro sueño es que la prostitución se regularice y por eso creamos la asociación", declara.

En Aprosex organizan talleres como Santas y putas para concienciar a la sociedad sobre la realidad de la prostitución. Además, la asociación ofrece asesoramiento sobre las precauciones de seguridad que deben tener en cuenta las mujeres que se inicien en la profesión. "Con la crisis, cada vez más mujeres deciden prostituirse", explica Shara. Ella, que empezó por necesidad para mantener a su hijo, ahora asegura que le gusta su trabajo: "Soy una persona cariñosa, ofrezco mis servicios también a personas con diversidad funcional".

Aunque no existe unanimidad de opiniones entre las mujeres prostitutas sobre la regularización de su profesión, en lo que sí coinciden es en su queja contra la nueva ley mordaza. El anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de Seguridad Ciudadana, presentado por el Ministerio del Interior que dirige Jorge Fernández Díaz, recoge que sancionará como infracción grave ofrecer o aceptar servicios de prostitución en la vía pública cerca de espacios de menores o en aquellos lugares que puedan afectar a la seguridad vial. Este documento pasa por encima de regular el acto de la prostitución, pero incide en impedir su práctica, al menos en estos dos supuestos, en los que se multaría al cliente y a la persona que ofrece los servicios sexuales.

"La Ley nos obliga a meternos en un club, donde tenemos que compartir nuestro sueldo con un hombre que está sentado"

La nueva Ley de Seguridad Ciudadana es la nueva imposición del Gobierno a un colectivo que se siente desprotegido ante la ley y ante la sociedad. Karolina, de Hetaira, denuncia que esta normativa es "una ley trampa", que perjudica de lleno a las mujeres que ofrecen estos servicios. "Perdemos autonomía para negociar con los clientes; se supone que es para protegernos, pero nos cierra las puertas, nos obliga a meternos en un club, donde me obligan hacer lo que no quiero hacer —porque sino lo hago me despiden— y tengo que compartir mi sueldo con un hombre que está sentado". Es una ley, denuncian, por tanto, que favorece los intereses de los grandes empresarios de clubs.

Además, todas las profesionales consultadas por Público coinciden en la criminalización que supondrá para ellas esta normativa, de llegar a aprobarse el anteproyecto tal y como está. "Esta medida no es, de ninguna manera, una norma que puede mejorar la calidad de la vida de las mujeres, es como una macro ordenanza que, en términos prácticos, puede tener graves consecuencias", advierte también Velocci, de Putas Indignadas.