Público
Público

Lena y Malena Burke se sirven de son y bolero en su estreno juntas en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El más ardiente y pícaro son cubano, combinado con clásicos boleros de exaltación del amor y el lamento por el desengaño, han sido puestos hoy en escena en Valladolid, en la primera actuación en la que han coincidido en España las cantantes cubanas Malena y Lena Burke, madre e hija.

El concierto se ha celebrado dentro de la gala benéfica "On" Valladolid Latino, en la que las dos artistas caribeñas han alternado actuaciones solas, a dúo en compañía de una banda, a capella o escudadas por el cantante del grupo local Ele De Eme, Adolfo Robles.

Juntas o por separado han recogido algunas de las múltiples manifestaciones que el amor y el desamor han tenido en estos estilos musicales, urgido a través de juramentos, buscado en "horizontes solitarios", aclamado en preguntas sin respuesta o medido en acciones u omisiones.

Todo ello, mezclado con el ritmo "sabrosón" -como lo ha calificado Malena- del son cubano, apoyado por una banda que se ha movido con soltura por el registro de los ritmos caribeños, pero fundamentado en la potente voz de una Malena Burke que, incluso retirándose el micrófono de la boca en algún momento, ha conseguido que su canto se oyera sin amplificación en todo el Patio de la Hospedería de San Benito, en la capital vallisoletana.

La velada ha comenzado con la actuación del quinteto vallisoletano de pop-rock juvenil Ele De Eme, que ha expuesto sobre las tablas sus temas "Galway" y "Como si fueran los 80" bajo la batuta de su enérgico y dicharachero líder, Adolfo Robles.

A continuación, ataviada con un traje negro corto y con el piano como arma, Lena Burke ha tomado el escenario para tocar su melódico tema "Puedo jurarlo", demostrando versatilidad a un piano que aprendió a tocar en el Conservatorio Municipal Amadeo Roldán, en La Habana, el mismo al que acudió su madre.

Explotando su registro vocal y completándolo con falsete, y sentada en un piano desde el que, cuando la canción se lo permitía, hacía algún gesto para mejorar la interpretación, Lena Burke ha completado su actuación con "Qué sería de mí" y "Tu corazón", este último el tema por el que dio a conocerse en España, gracias a un dueto con Alejandro Sanz, y que esta noche ha cantado en comunión con Robles.

En este punto de la noche, Lena ha presentado a su madre y juntas han unido sus voces para entonar a capella el famoso bolero cubano "La tarde", de su compatriota Sindo Garay.

"Esta tarde vi llover", del mexicano Armando Manzanero, con Lena al piano, ha sido el siguiente bolero que han compartido madre e hija, ante la mirada del público de todas las edades que ha completado algo más de la mitad del aforo del recinto en este concierto benéfico, cuyos fondos irán destinados al proyecto "Canteras urbanas", integrador con los colectivos de inmigrantes vallisoletanos.

En una actuación en la que no ha parado de hablar con el público, de animarle a bailar y a dar palmas, y de contar anécdotas y episodios de su vida y de su estancia en Valladolid, Malena Burke (La Habana, 1958) ha demostrado su energía, bien de la mano de su hija o de su banda de saxofón, timbales, batería, teclado y bajo o guitarra.

En popurrí o por separado, ha puesto sobre el escenario clásicos como "Dos gardenias", "Quizás, quizás, quizás", "Alfonsina y el mar", "Y qué hiciste", "Solamente una vez", "Toda una vida" o "El día que me quieras".