Público
Público

La lengua pesa cada vez menos en el independentismo catalán

Un 31% de los favorables a tener un estado propio son castellanohablantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Castellanoparlante; de padres andaluces; nacido en Catalunya e... independentista. Este perfil personal, aparentemente exótico en el imaginario catalanista, empieza a tener relevancia dentro del independentismo en Catalunya. Así se desprende del reciente estudio con el que el Cercle dEstudis Sobiranistes (CES) analiza la evolución del apoyo social a la independencia de Catalunya desde 1991.

El trabajo, elaborado en base al cruce de datos de 22 encuestas publicadas en los últimos 18 años, dibuja tres perfiles sociológicos: 'independentista, unionista (español) e indeciso'. Los resultados, principalmente para el perfil independentista son, cuando menos, sorprendentes.

El primer tópico que se rompe es el de la lengua. En contra de lo que se cree, el independentista es cada vez más castellanoparlante, ya sea porque utiliza sólo el español en casa o porque simultánea esta lengua y el catalán. En los últimos años la proporción de independentistas con ese perfil ha alcanzado el 31% del total. Del lado unionista e indeciso, mientras tanto, la tendencia es inversa y ambos pierden catalanoparlantes. Sólo el 28% lo habla en casa.

La pertenencia no es clave

El otro gran elemento asociado históricamente al sentir independentista el sentimiento de pertenencia exclusiva a Catalunya y no al resto del Estado también queda en entredicho, a tenor del estudio. Y aunque la proporción sea muy pequeña, sorprenden los que, declarándose independentistas, se consideran más españoles que catalanes (3%) e incluso sólo españoles (3%). Un porcentaje mucho más significativo (el 26%) dice sentir ambas nacionalidades por igual. Esta proporción no dista mucho de la adscripción mayoritaria de los independentistas, es decir, el sentirse 'más catalán que español' que suma un 35%.

Después de la lengua y el sentimiento de pertenencia, también el lugar de nacimiento del encuestado y el de sus padres son elementos que matizan el tópico sobre el independentista. En este caso, discute la hegemonía del prototipo de soberanista de tradición familiar y con fuerte arraigo territorial.

Sin duda, el perfil mayoritario es el de una persona nacida en Catalunya (80,6%) y de padres catalanes (63,5%). Sin embargo esto no excluye, según detalla el estudio, un 15,5% de independentistas nacidos en otras partes de España y hasta un 19% cuyos dos progenitores proceden de otros lugares del Estado.

El voto independentista

En el terreno de las inclinaciones partidistas del independentismo el estudio brinda una nueva paradoja. Contra pronóstico, la federación nacionalista de CiU tiene en la actualidad más tirada entre los independentistas (33%) que ERC (18%), un partido al que se atribuye una orientación más autodeterminista que a los conservadores.

El estudio que se presentó ayer es la culminación de una investigación cuya primera parte, presentada en septiembre de 2008, constataba que un 35% de los catalanes apoyaría la independencia de Catalunya frente a un 45% que votaría no en un hipotético referéndum.