Público
Público

Leonel Fernández apuesta por un nuevo mundo basado en "la dignidad de los pueblos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente dominicano, Leonel Fernández, inició hoy su tercer mandato con un llamamiento a la construcción de un mundo basado "en la dignidad de los pueblos, la diversidad de las culturas y el intercambio civilizado entre las naciones".

En su discurso ante la Asamblea Nacional tras ser investido presidente de la República Dominicana, el mandatario aseguró que "el mundo tiene que cambiar. Tiene que eliminar toda forma de injusticia, discriminación y desigualdad", e instó a reemplazar "la codicia por la generosidad y la avaricia por la fraternidad".

Fernández juró como presidente por tercera vez -segunda consecutiva- en una ceremonia a la que asistieron, entre otros, el Príncipe de Asturias, heredero de la Corona española, y los mandatarios de Colombia, Álvaro Uribe, y Chile, Michelle Bachelet.

También asistieron los presidentes de Haití, René Preval; Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang; El Salvador, Elías Antonio Saca; Honduras, Manuel Zelaya, y Taiwán, Ma Ying-jeou.

En una intervención de cerca de dos horas, el mandatario, de 54 años, hizo un análisis de la crisis económica internacional y arremetió contra lo que llamó "capitalismo de casino", que incide, dijo, en el "alza abrupta de los precios de los combustibles".

Este capitalismo, señaló, ha convertido a las bolsas que operan con contratos a futuro "en gigantescos e incontrolables salones de apuestas, cuyas actividades afectan los precios de los productos de la economía real".

Ante esta situación, subrayó que "nada hay tan degradante para el ser humano como el hambre. Nada tan humillante e ignominioso. Nada tan desgarrador".

"El hambre equivale a una sentencia de muerte. El hambre es moral y políticamente inaceptable, y por consiguiente, tiene que desaparecer de la República Dominicana y de la faz de la Tierra", enfatizó.

Aunque calificó de "desolador" el panorama económico internacional, Fernández consideró que para la República Dominicana podría representar "la gran oportunidad que durante años se estuvo soñando para volver a impulsar el desarrollo del sector agropecuario nacional".

Para ello, anunció medidas encaminadas a la modernización de este sector, entre ellas una emisión de bonos por valor de 5.000 millones de pesos dominicanos (143,8 millones de dólares), así como la gestión de 7.000 millones de pesos (201,4 millones de dólares) ante los fondos de pensiones para préstamos al sector agropecuario.

El gobernante desgranó numerosas medidas que tiene previsto aplicar durante su tercer mandato en materia de alimentación, empleo, educación, salud, infraestructuras, apoyo a la creación de empresas y competitividad, así como otras de corte social en apoyo de colectivos como los ancianos, mujeres y niños.

Avanzó asimismo otras medidas encaminadas a lograr una mayor eficiencia energética, a la protección del medio ambiente y defendió la aplicación de mejoras en el sector turístico, uno de los principales pilares de la economía dominicana.

Su Gobierno emprenderá acciones para mantener el crecimiento medio anual del Producto Interior Bruto (PIB) en el 6% y para contener la inflación a un sólo dígito, así como para lograr un superávit fiscal primario en el sector público no financiero equivalente al 2% del PIB.

Dijo además que trabajará para reducir el déficit por cuenta corriente hasta un 2,3% del PIB en 2012 y anunció la modificación de la Ley Monetaria y Financiera, así como un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El mandatario aseguró que su país aspira "a ser parte de un concierto de naciones que procure los mejores vínculos con los vecinos, promueva el multilateralismo, la integración regional y la búsqueda de la paz".

Anunció también que en los próximos días someterá al Congreso Nacional un proyecto de reforma constitucional y llamó a los distintos sectores del país a dejar a un lado las discrepancias políticas, a fin de sostener un "diálogo social".

Tras el discurso, Fernández y el vicepresidente Rafael Alburquerque partieron hacia el Palacio Nacional para tomar el juramento al nuevo gabinete.