Público
Público

Levantan barricadas para acosar a los "cascos azules" en Abiyán en medio de una tensión creciente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Grupos de jóvenes y estudiantes seguidores de Laurent Gbagbo levantaron hoy barricadas en diversos barrios de Abiyán para dificultar la circulación de los "cascos azules" de la Operación de Naciones Unidas en Costa de Marfil (ONUCI), informaron a Efe testigos de los hechos.

La tensión y el temor a que se declare abiertamente una guerra civil entre los seguidores de Gbagbo y su rival, Alassane Ouatara, ambos investidos presidentes de Costa de Marfil, creció hoy con los llamamientos públicos de los Jóvenes Patriotas y la Federación de Estudiantes (FESCI) a impedir los movimientos de la ONUCI.

Konaté Navigué, uno de los líderes de los Jóvenes Patriotas, y Mian Augustin, secretario general de la FESCI, hicieron hoy un llamamiento por la Radiotelevisión Marfileña (RTI), controlada por seguidores de Gbagbo y protegida por los militares, que lo apoyan, para obligar a los "cascos azules" a abandonar el país.

Ambos, miembros también del Frente Popular Marfileño (FPI), el partido de Gbagbo, pidieron a sus seguidores que impidan el acceso a los supermercados y gasolineras a todos los miembros, civiles y militares, de la ONUCI, que protege el Hotel Golf de Abiyán, donde ha establecido su sede Ouattara.

También han pedido a los marfileños que tienen casas alquiladas a miembros de la ONUCI que les desahucien de inmediato.

Esta tarde, los cascos azules han disparado al aire para dispersar un grupo de jóvenes patriotas que pretendían impedirles la salida de su base en el barrio de Riviera III, ubicado el suburbio de Cocody de Abiyán, donde está la sede de la RTI.

Por su parte, el representante especial del secretario general de la ONU, Choi Young-jin, deploró en una declaración a los periodistas, el aumento de los obstáculos al movimiento de los "cascos azules".

Denunció asimismo el ataque contra el Hotel Golf, sede de Ouattara y su Gobierno y contra algunas patrullas que han sido tiroteados por las fuerzas leales a Laurent Gbagbo.

"Desde el 15 de diciembre, los partidarios del presidente Gbagbo empezaron a llevar a cabo actos hostiles contra la comunidad internacional, incluyendo el cuerpo diplomático, las fuerzas imparciales (militares franceses) y la ONUCI", dijo Choi.

Hoy, seguidores de Ouattara denunciaron la actuación de "escuadrones de la muerte" que, según dijeron, están formados por seguidores de Gbagbo, que han secuestrado y asesinado a docenas de personas desde el pasado jueves.

La información coincide con una declaración hecha ayer Ginebra por la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, quien dijo que al menos 50 personas han sido asesinadas y más de 200 heridas desde el pasado jueves en Costa de Marfil y que la ONUCI ha recibido centenares de denuncias de secuestros.

Mientras la ONU, la Unión Europea y Estados Unidos, así como las organizaciones africanas, han reconocido a Ouattara como ganador de las elecciones presidenciales del pasado 28 de noviembre, Gbagbo se ha negado a admitir esos resultados y pretende, con el apoyo de las Fuerzas Armadas y de seguridad, seguir en el poder otros cinco años.

Ouattara, que cuenta con el respaldo de las Fuerzas Nuevas, lideradas por su ahora primer ministro, Guillaume Soro, y que está protegido por los "cascos azules", ha exigido a Gbagbo que reconozca su derrota y abandone el poder.

Gbabgbo emitió el sábado una orden para que la ONUCI, compuesta por algo más de 8.000 soldados, y los 900 militares franceses que la apoyan abandonen el país, lo que no han aceptado ni la ONU no París, que no reconocen su autoridad.

La ONU, la UE y EEUU también han iniciado los trámites para imponer sanciones a Gbagbo y su entorno y la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) ha amenazado con procesarlos.

Varios países, entre ellos Bélgica, Francia, EEUU y el Reino Unido, han pedido a sus ciudadanos que abandonen temporalmente Costa de Marfil, un país que sufrió una guerra civil entre 2002 y 2007, al término de la cual la parte norte quedó bajo el control de las Fuerzas Nuevas de Soro y el sur de los militares de Gbabgbo, que formaron un Gobierno de unidad.