Público
Público

Levante y Valencia quieren emular los derbis de Barcelona, Madrid o Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Valencia 3 nov (EFE).- El décimo tercer derbi entre el Levante y el Valencia en Primera División que se disputará el sábado en el estadio Ciutat de Valencia se ha convertido en el más apasionante de cuantos han jugado ambos equipos, que sueñan con emular a los derbis clásicos de Barcelona, Madrid o sevilla.

El de este año es el primer derbi valenciano que se va a jugar con los dos conjuntos en la zona alta de la tabla, ya que el Levante es actualmente tercero y el Valencia ocupa la cuarta posición de la tabla.

Aunque los Levante-Valencia están todavía lejos de la tradición de los derbis de otras ciudades españolas (Atlético de Madrid-Real Madrid, Barcelona-Espanyol o Betis-Sevilla), el choque de este año entre los "granotas" del Levante y los "xotos" del Valencia ha cobrado un interés superior al habitual.

El interés del derbi procede en buena parte del protagonismo del Levante en la presente campaña, lo que ha dado un lustre especial al choque entre dos equipos cuya rivalidad ha estado durante mucho tiempo aletargada al militar en diferentes categorías y vivir unos y otros al margen del rival y sin apenas roce deportivo.

Las dos temporadas que el Levante pasó en Primera en la década de los sesenta del pasado siglo se resolvieron con victorias del Levante cuando jugó como local en el desaparecido estadio de Vallejo y con triunfos del Valencia cuando el encuentro se jugó en Mestalla.

A partir de entonces, los enfrentamientos se limitaron a esporádicas coincidencias en la Copa del Rey, hasta que los derbis empezaron a ser frecuentes tras el ascenso del Levante en 2004, lo que le ha permitido acumular desde aquella campaña un total de cinco temporadas en Primera División por tan sólo tres en Segunda.

Los partidos de los últimos años en el estadio Ciutat de València entre ambos clubes han estado marcados por la intensidad y por el valor de los puntos en juego, ya que con excepción del choque de la pasada campaña, los tres anteriores se jugaron en la penúltima jornada de Liga y con bastante en juegos en algunas ocasiones.

En 2005, el partido era trascendental para el Levante en pos de la permanencia, pero el empate sin goles con el que se resolvió el encuentro supuso un paso atrás y el descenso de una semana después.

El partido más intenso, el de 2007, con cuatro expulsiones y una holgada victoria local, es el más grato para el Levante, ya que el marcador final de 4-2 contribuyó a que el equipo no sufriera para salvar la categoría, al tiempo que la derrota no impidió que el equipo valencianista alcanzara la Liga de Campeones.

Un año después, con el Levante ya descendido, el triunfo forastero por 1-5 no lució demasiado, ya que el Valencia acabó en décima posición en la que fue la peor temporada en Primera desde 1997.

En la pasada campaña la polémica rodeó al partido resuelto por 0-1 gracias a un gol de Juan Mata a diez minutos del final de un choque en el que los seguidores del Levante reclamaron que el tanto visitante había llegado en fuera de juego.

Luis García Plaza y Unai Emery estuvieron en los banquillos como técnicos afianzados en ambos equipos en ese partido, tras unas confrontaciones en las que había sido habitual que las destituciones obligarán a afrontar a unos y otros el encuentro con técnicos de urgencias.

Así ocurrió en la campaña 2004-2005 con José Luis Oltra en el banquillo del Levante y Antonio López en el del Valencia o en 2008, con José Ángel Moreno al frente del equipo local y Salvador González "Voro", actual delegado del Valencia, como entrenador de su equipo.

Alfonso Gil