Público
Público

La ley antitabaco fracasa en los locales de ocio cerrados

Los incumplimientos y la escasez de espacios libres de humo empujan a endurecer la norma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El humo se ha colado por todas las rendijas que ha dejado la ley antitabaco. La norma ha fracasado en su intento de generalizar la prohibición de fumar en los locales de ocio cerrados. Apenas el 15% de los bares, cafeterías, restaurantes y discotecas garantizan espacios sin humo, según cálculos del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) confirmados por fuentes del sector hostelero.

La intención de reformar la ley, apuntada esta semana por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, parte de la constatación del fracaso en los lugares de ocio, frente al éxito cosechado en el ámbito del trabajo.

Una extensión de la ley castigaría a los que más invirtieron para cumplirla

'Ese diagnóstico tiene matices. Un tercio de los españoles sigue expuesto al humo en su trabajo', dice Rodrigo Córdoba, presidente del CNPT. A su juicio, 'la ambigüedad' legal deja sin regular el 80% de los locales: los de menos de 100 metros cuadrados y los que 'recurren a la picaresca', por ejemplo, reduciendo su superficie destinada al público a 99 metros cuadrados. 'Los hosteleros se han aferrado a todas las rendijas', confirma Rubén Sánchez, portavoz de Facua-Consumidores en Acción.

La norma, en vigor desde enero de 2006, deja a los recintos de menos de 100 metros cuadrados destinados al público el 80% del total elegir si son de fumadores o no. En este caso, menos de un 10% se han declarado libres de humo, según datos del CNPT y de diversas autonomías.

El 20% restante bares, restaurantes, discotecas y salas de fiestas y juego con más de 100 metros supone unos 64.000 establecimientos, según datos ofrecidos al Congreso por la Federación de Hostelería. La ley les permite declararse libres de humo o delimitar zona de fumadores, con un máximo del 30% de la superficie, compartimentada, libre de paso y con sistemas de ventilación y extracción independientes.

Barcelona es la ciudad con más locales sin humo, un 21,6% del total

Según el CNPT, en el 65% de estos se detectan incumplimientos de la norma. Es decir, que hay humo donde no debería haberlo. También muchos bares y cafeterías pequeños ignoran la ley. Un estudio de Facua que analizó 621 locales de menos de 100 metros concluye que uno de cada cinco incumple la norma al no señalizar si es de fumadores o no.

El principal estudio de campo realizado hasta ahora, dirigido por el doctor Joan Ramon Villalbí y presentado en el Congreso Nacional de Tabaquismo de Córdoba en febrero, analiza 1.130 locales en Barcelona. Señala que el 75,4% son con humo, el 3% con zonas reservadas y el 21,6% libres de humo. 'Ese porcentaje no es extensible a toda España, donde los libres rondan el 15%. Barcelona es la ciudad que más ha cumplido la ley', afirma Córdoba. Algunas comunidades han revisado a la baja la ley, como Madrid y Valencia.

El probable endurecimiento de la normativa ha provocado irritación en el sector hostelero. Aunque la ministra de Sanidad con la que entró la ley en vigor, Elena Salgado, afirmó que esta nacía con 'vocación de permanencia', ahora todo apunta a que no será así. El lunes, Trinidad Jiménez dijo que 'la sociedad está madura' para ampliar la prohibición. '¿Por qué se promulgó una ley parcial que nos obligó a hacer reformas que quedarán inútiles?', pregunta César García, director de Política Sectorial de la Unión de Profesionales y Autónomos. José Manuel Ledesma, presidente de la Federación Andaluza de Hostelería, cree que lo razonable hubiera sido 'ir a la prohibición total desde el principio'.

Las inversiones más comunes de los que han apostado por adaptarse en mamparas, sistemas de ventilación y extracción e incluso obras oscilan entre los 5.000 y los 30.000 euros. Pero fuentes del sector admiten que la mayoría de los hosteleros han recurrido a la 'ley del mínimo gasto'. La paradoja es que un endurecimiento de la norma castigaría a los empresarios que más hayan invertido para adaptarse al contenido de la ley.