Público
Público

"La ley en Irak no se aplica de igual forma para todos"

Bakhshan Zangana es Diputada, miembro del Partido Comunista en el Parlamento kurdo y activista por los derechos de la mujer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras pasarse décadas luchando contra la represión del régimen de Sadam Hussein, los kurdos en Irak han comenzado nuevos desafíos. En su región, en el norte de Irak, la violencia sectaria no ha afectado tanto como en las zonas mixtas de suníes y chiíes, pero los kurdos también tienen sus tragedias cotidianas. Los crímenes de honor y las mutilaciones genitales en las mujeres siguen siendo algo más que habitual. Bakhshan Zangana (Suleimaniya, 1947) se encarga como diputada comunista en el Parlamento kurdo de promover leyes y medidas contra la violencia contra las mujeres. Zangana ha estado esta semana en Madrid invitada a las jornadas que sobre Irak ha desarrollado el Centro Internacional de Toledo para la Paz .

¿Qué le parece el anuncio de Obama de retirar las tropas de Irak como tarde en 2011?

No me parece mal pero las Fuerzas de Seguridad iraquíes todavía no están preparadas para asumir la seguridad del país. Hay muchos asuntos clave que no se han resuelto todavía. Estados Unidos debería asumir su responsabilidad como país ocupante según la legalidad internacional.

'No se puede someter la ley a la religión como hacen los talibanes'

¿Cree que el conflicto sobre el control de Kirkuk, disputada por kurdos, árabes y turcomanos se podrá resolver de forma pacífica?

Es una de las cuestiones pendientes más peligrosas y que ha generado más tensiones y que no se ha solucionado a pesar de la presencia estadounidense. Ha provocado la caída de varios Gobiernos. Si no llegamos a un acuerdo tendremos una fuente de conflicto constante. Se debe realizar un censo, normalización y luego referéndum.

Cuando se votó la Constitución en 2005 usted pidió el voto favorable aunque consideraba que no era perfecta. ¿Qué reformas reclama?

Hay muchos artículos con los que no estamos de acuerdo. Respeto la ley islámica y no estoy en contra de ella. Pero no se puede someter la ley a la religión como hacen los talibanes. La ley en Irak no se aplica de igual forma para todos. A cada uno se le trata según sea su confesión religiosa. Es un gran problema para Irak ya que no todos son igualesante la ley.

Se acaba de condenar a muerte por tercera vez a Alí el Químico, responsable de matanzas contra el pueblo kurdo. ¿Qué le parece el castigo?

Ha habido un juicio justo y ha tenido lo que se merecía, aunque la condena todavía no se ha aplicado.

A pesar de haber ganado poder político (con una cuota del 30% en el Parlamento kurdo) y establecer leyes que condenan los crímenes de honor, las cifras siguen siendo altas, especialmente entre las chicas de 13 a 18 años.

Los crímenes de honor en 2008 se han reducido, lo que ha aumentado es la violencia contra las mujeres. Tenemos un movimiento feminista muy importante. Los últimos dos años hemos avanzado mucho. Ha cambiado la concienciación de las propias mujeres kurdas. Se han dado cuenta de que muchas de las tradiciones eran opresivas.

¿Qué medidas han tomado?

Hemos aprobado leyes contra los agresores. Tenemos varias agentes de policía dedicadas a estos casos. Ahora los casos se denuncian, se investigan y se sigue su caso en los tribunales. Tenemos cinco centros de atención a mujeres maltratadas.

¿Qué atención reciben las mujeres maltratadas en la región kurda?

Es complicado en sociedades donde los clanes familiares son tan predominantes. Nos aseguramos que sus casos sean seguidos en los tribunales. Se está discutiendo ahora una nueva ley de violencia de género.

¿Y en el resto de Irak?

En el resto de Irak la situación es terrible. Forma parte de lo que consideran los derechos de la familia sobre las mujeres. El sentimiento predominante es el silencio. En la región kurda hemos roto el muro de silencio en la violencia contra las mujeres.

En el caso de la mutilación genital femenina ¿Cómo está la situación, teniendo en cuenta que en la región kurda era una práctica muy extendida?

Se trata de una práctica muy antigua que no sabemos hasta cuando se remonta. Los números son altos pero menos que antes. Se han presentado informes que dan cifras propias de la época de los faraones. Se ha exagerado mucho con esta práctica.