Público
Público

La liberación de los piratas no es negociable, dice Defensa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La liberación de los dos piratas somalíes bajo custodia de la Audiencia Nacional que demandan los corsarios que mantienen secuestrado el atunero vasco "Alakrana" en el Índico, no es negociable, dijo el viernes el secretario de Defensa, Constantino Méndez.

Los piratas han amenazado con ejecutar a tres tripulantes que fueron trasladados a tierra el jueves si el Gobierno español no libera a los dos presuntos piratas, capturados por la fragata Canarias poco después del secuestro, según advirtió el viernes el patrón del buque en una conversación telefónica en TVE.

El patrón, Ricardo Blach, declaró que lo estaban pasando muy mal, se sentían humillados y amenazados, e instó al Gobierno a solucionar el conflicto liberando a los dos somalíes detenidos por la fragata Canarias y puestos a disposición de la Audiencia Nacional.

"Se han llevado a tres y nos han dado un plazo de dos días. Si en dos días no hay síntomas de que van a mandar a esos dos somalíes aquí, los van a ejecutar, e inmediatamente se llevarán a tres más, o nos llevarán a tres más, porque esto es una lotería", indicó.

Los familiares de los secuestrados, en una rueda de prensa en Bermeo, donde tiene su base el atunero, han exigido a las autoridades que hagan todo lo que estén en sus manos para solucionar el secuestro excepto la opción militar y que hagan uso de las leyes internacionales para extraditar a los dos detenidos.

"Rogaríamos al Gobierno que no contemple como rescate de los 36 una entrada al asalto del Ejército poniendo en riesgo esas 36 vidas", dijo Mari Ángeles Jiménez, esposa de uno de los secuestrados.

El secretario de Defensa recordó que una de las técnicas de presión de los piratas es la introducción de elementos dramáticos, y que no estaba sobre la mesa negociar sobre los dos corsarios.

"El derecho no es una matemática y, por tanto, es materia opinable, ahora bien, hay que recordar que los detenidos están a disposición de la Justicia española en la medida que secuestraron un buque de pabellón nacional y esa situación no es negociable", declaró Méndez en una entrevista en Radio Nacional.

Los dos piratas están acusados de 36 delitos de detención ilegal, de asociación ilícita y de uso de armas con violencia, y el caso es de exclusiva competencia de la Audiencia Nacional.

VÍA JUDICIAL

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, reiteró el viernes que el Gobierno estaba haciendo desde el primer todo lo que está en su mano para liberar a la tripulación del "Alakrana".

"La tripulación se encuentra bien dentro de la difícil situación que están pasando. Así lo han comprobado nuestros servicios de inteligencia", dijo Fernández de la Vega en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que dijo que el Ejecutivo no puede interferir en el caso de los dos piratas detenidos en España porque éste está en vía judicial.

De la Vega dijo que el Gobierno ya contaba con la posibilidad de que los piratas actuaran como lo están haciendo, utilizando la coacción, el miedo e incluso la angustia de los familiares.

"Lo que nunca haremos será poner en riesgo a la tripulación", aseguró la vicepresidenta refiriéndose a las opciones abiertas para resolver el secuestro.

La titular de Defensa, Carme Chacón, afirmó ayer que entre las opciones abiertas estaba la militar, con la presencia de las fragatas Canarias y Méndez Núñez en la zona, aunque la vía abierta actualmente era la de la negociación.

Los piratas dijeron el jueves que podrían entregar a los tres evacuados del barco a los familiares de los dos somalíes que están en España y han reiterado que no negociarán un rescate hasta que sus dos compañeros fueran liberados.

El "Alakrana" fue secuestrado el 2 de octubre con 36 tripulantes a bordo, de los que 16 son españoles, cuando faenaba lejos de la zona de seguridad garantizada por la operación Atalanta.

En abril de 2008, otro pesquero vasco, el "Playa de Bakio", fue capturado en aguas del Índico por piratas somalíes, auque en aquella ocasión el secuestro se resolvió en seis días.

A pesar de las patrullas de las armadas internacionales en las vías de navegación que conectan Asia con Europa, los piratas han continuado recaudando millones de dólares en recompensas por la liberación de los barcos capturados frente a las costas de Somalia.

En la actualidad hay secuestrados unos 10 barcos y al menos 187 rehenes.