Publicado: 27.11.2013 16:19 |Actualizado: 27.11.2013 16:19

En libertad el miembro de los GAL Ismael Miquel

Fue condenado en 1999 a 45 años de cárcel por el asesinato en diciembre de 1985 del ciudadano francés Robert Caplanne, al que su comando confundió con un miembro de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El miembro de los GAL Ismael Miquel, que desde hace meses tenía un régimen penitenciario de tercer grado en Tarragona, tras ser condenado en 1999 a 45 años de cárcel, ha quedado hoy en libertad en virtud de la derogación de la Doctrina Parot. Vio como, la aprobación de la doctrina Parot, al igual que a muchos otros presos, alargaba su condena efectiva, si bien desde hace meses disfrutaba de un tercer grado y ya no dormía en la cárcel. Ahora, se ha certificado ahora su excarcelación definitiva.

Miquel, que formó parte de lo que se denominó comando catalán de los GAL, fue condenado en 1999 a 45 años de cárcel por el asesinato en diciembre de 1985 en Biarritz (Francia) del ciudadano francés Robert Caplanne, al que los integrantes del comando confundieron con un miembro de ETA.

Tailandia le condenó a 40 años de cárcel por tráfico de drogas Tras ese asesinato, Miquel huyó de España con destino a Tailandia, donde fue detenido a los pocos meses, el 2 de abril de 1986, cuando se encontraba, con un pasaporte falso a nombre de Antonio Solero Guidet, en un lujoso hotel y se disponía a efectuar una transacción de más de un kilo de heroína. El tribunal tailandés que le juzgó le condenó a 40 años de cárcel e ingresó en el centro penitenciario de alta seguridad de Bang Kwang, en el que incluso llegó a estar confinado y a llevar, durante como mínimo dos años, cadenas en los pies por agredir a otro preso con un martillo.

Las autoridades españolas solicitaron en marzo de 1991 su extradición, pero no le fue concedida hasta 1997, tras largas negociaciones diplomáticas después de que el propio preso lo reclamara un año antes inculpándose en la acción de los GAL en Biarritz, cuando ya llevaba más de una década entre rejas en Tailandia.

En una carta a Anguita afirmó que fueron "funcionarios de Interior" los que le ayudaron a huirEn pleno proceso de extradición, Miquel envió una carta al entonces líder de Izquierda Unida (IU) Julio Anguita en la que afirmaba que fueron "funcionarios de Interior" los que le habían facilitado los medios para huir de España tras matar a Caplanne y que su detención en Bangkok fue un "montaje" policial.

Atribuía en la carta la organización de su comando, que operaba desde Barcelona, a órdenes recibidas por altos cargos del Ministerio de Interior, entre los que citaba al exministro José Barrionuevo, así como al exjefe del Mando Único de la Lucha Contraterrorista Francisco Álvarez. Además, en la carta, remitida desde la prisión de Bang Kwang, sostenía que se le indujo al asesinato de Caplanne desde las dependencias del Ministerio de Interior y que, tras huir de España, participó en Tailandia en una operación de colaboración en materia antidroga en la que cayó detenido por un "montaje" de la policía española.

Afirma haber colaborado con Interior desde Tailandia y que su detención fue un "montaje"

En declaraciones a Efe, Alberto Salazar, que durante años fue su abogado, aunque ya no le representa, ha señalado que Miquel era muy joven cuando se enroló en los GAL, atraído por el "dinero fácil", los contactos al más alto nivel y por la sensación de que su pertenencia a este grupo le permitía convertirse en "el rey del mambo".

Tras ser juzgado y condenado en España, el Tribunal Supremo, aplicando el tratado hispano-tailandés, refundió en 2000 la condena por la pertenencia de Miquel a los GAL y la de tráfico de drogas en Tailandia, por lo que rechazó sumar ambas penas, al entender que los delitos eran de distinta naturaleza.