Público
Público

La libertina francesa Catherine M. muestra ahora su lado celoso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La escritora francesa Catherine Millet se hizo famosa con sus memorias sobre sus incontablesaventuras sexuales, pero descubrió su lado celoso cuando se enteró de que su marido también tenía aventuras.

Autora de "La vida sexual de Catherine M.", que ha vendido más de dos millones de ejemplares y ha sidotraducida a más de 40 idiomas desde su publicación en 2001, Millet ha vuelto con un nuevo libro titulado "Jour deSouffrance" ("Día de sufrimiento").

En él trata los tres años de crisis en su relación con el escritor Jacques Henric, su pareja durante 36 años, a raízde encontrar fotos y escritos de él sobre sus escapadas sexuales.

"Sufrí terriblemente porque estaba desgarrada por una contradicción", dijo el martes Millet a Reuters en su casade París, decorada con imágenes de ella, desnuda, tomadas por Henric.

"¿Cómo puedo culparle por comportarse de la misma forma que lo hice yo durante tanto tiempo?", dijo laautora, de 60 años, cuya historia de orgías y sexo casual con extraños en lugares públicos se describendetalladamente en "La vida sexual de Catherine M."

incluida la portada de una revista donde aparece desnuda.

La autora dijo que había sido mucho más fácil escribir sus primeras memorias, donde esencialmente hablaba dela mecánica del sexo, que las siguientes. "Día de sufrimiento" incluye algunos abiertos diálogos sobre sexo, perotrata más sobre la psicología de estar enferma de celos.

"Soy mucho más reservada sobre mis sentimientos que sobre mi cuerpo", dijo.

Los celos de Millet provocaron que imaginara de forma obsesiva a Henric teniendo sexo con otras mujeres. Estasimágenes la daban placer sexual pero también le causaban mucho dolor por lo que acabó histérica.

Sin embargo, aunque la actitud de su marido le hizo daño, Millet sigue siendo fiel a su ideas sobre el sexo libre.

"No cambié mi moralidad sexual en absoluto... Sigo creyendo que todo el mundo debe disfrutar de la libertadsexual. Para mí es una cuestión moral en el sentido de que se trata de respectar al otro".

Millet y Henric, que se conocieron cuando ella tenía 24 años, son felices juntos. La crisis se superó hace algunosaños, dijo.

/Por Estelle Shirbon/