Público
Público

El libio condenado por Lockerbie apoya una nueva investigación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El hombre declarado culpable del atentado contra un avión comercial que causó la muerte de 270 personas en la localidad escocesa de Lockerbie dijo que cooperaría con una nueva investigación pública y revelería documentos en su posesión, según publicó un diario el sábado.

El ex agente de los servicios secretos libios Abdel Baset al Megrahi, el único condenado por el atentado, declaró al periódico escocés Herald que las familias de las víctimas merecen saber la verdad sobre el vuelo Pan Am 103, que se estrelló sobre Lockerbie en 1988.

La semana pasada, Escocia puso en libertad a Megrahi, de 57 años, por razones humanitarias tras ocho años en prisión porque se está muriendo de cáncer. Su liberación, y la multitudinaria bienvenida al volver a Trípoli, ha desalentado al Gobierno estadounidense. Un total de 189 ciudadanos de este país murieron en el atentado.

"Apoyo la cuestión de una investigación pública, si se puede llegar a un acuerdo", manifestó Megrahi en el diario. "En mi opinión, es injusto para las familias de las víctimas que esto no se haya atendido. Les ayudaría a saber la verdad. Tal y como he dicho, la verdad nunca muere".

"Si Reino Unido lo garantizase, yo daría todo mi apoyo. Querría ayudar al doctor Swire y a los demás con los documentos que tengo".

Jim Swire, que perdió a su hija Flora en el atentado y que sostiene que a Megrahi se le tendió una trampa, lleva mucho tiempo pidiendo una investigación independiente. El Gobierno británico se ha resistido a esta petición, argumentando que habría poco que ganar, y que la condena a Megrahi permanece, aunque haya sido puesto en libertad.

Estadounidenses airados con la decisión del ministro escocés de Justicia, Kenny MacAskill, de liberar a Megrahi han lanzado una campaña para boicotear los productos escoceses.

Las autoridades británicas han negado que su puesta en libertad tenga que ver con la voluntad de mejorar las relaciones diplomáticas y comerciales con Libia, que tiene las mayores reservas de petróleo de África.