Público
Público

Un libro de estilo para los anuncios

Organizaciones del sector suscriben un manifiesto en defensa del buen uso del idioma en la publicidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La publicidad en España abusa de la incorporación de extranjerismos innecesarios y se sale excesivamente de los límites de lo correcto'. Este es el diagnóstico que hace Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española y presidente de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), de cómo usan los publicistas españoles el idioma.

Ante un panorama cargado de anuncios que juegan con la lengua a veces en exceso, 27 organizaciones de la industria publicitaria española han suscrito un manifiesto en defensa del buen uso del idioma en los mensajes comerciales.

En un acto celebrado en Madrid, el presidente de la Federación Nacional de Empresas de Publicidad, Ángel del Pino, destacó que se trata de un documento 'necesario y urgente'.

Entre los puntos que recoge esta iniciativa, se incluye la necesidad de un 'apoyo incondicional a nuestra lengua frente a la influencia de lenguas foráneas', y el reconocimiento de que el empleo de 'malas traducciones de giros y vocablos extranjeros empobrece y desluce el mensaje publicitario'.

Por ello, la Fundéu BBVA, que trabaja con la Real Academia Española para defender el uso correcto del español en los medios de comunicación, ayudará a las empresas relacionadas con la publicidad en el desarrollo de libros de estilo para que los mensajes publicitarios sirvan de ejemplo de 'corrección lingüística'.

Publicidad responsable

En lo que respecta a la orientación que aporta la Fundéu BBVA, García de la Concha precisó que las normas no son 'un corsé cerrado' y que también evolucionan. Aunque reconoció que la publicidad debe jugar en 'el límite de la desviación del uso común del idioma para llamar la atención', criticó que, a veces, se desvía de tal modo que incurre en 'la incorrección'.

En este sentido, el presidente de EFE, Álex Grijelmo, señaló que hay anuncios que revelan 'un manejo del idioma de gran competencia', mientras que otros se caracterizan por su 'gran pobreza y mediocridad', y se refugian en la transgresión para ocultar la falta de ideas. En su opinión, lo que hace falta es imaginación para ser transgresor y que eso signifique 'mejorar la norma'.

Por su parte, el director de la Fundéu BBVA, Joaquín Muller, indicó que este manifiesto no va hacer que los publicistas cambien sus hábitos 'de la noche a la mañana' y destacó que lo importante es que este sector se abra a un debate sobre la responsabilidad que tienen en el desarrollo del idioma.

Pero esta labor no sólo les compete a ellos: 'El español es un patrimonio formidable y todos debemos mantenerlo y enriquecerlo', recordó García de la Concha.