Publicado: 29.10.2014 16:25 |Actualizado: 29.10.2014 16:25

La líder de CCOO Balears es absuelta y no irá a prisión por participar en un piquete el 29-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La secretaria general de CCOO Balears, Katiana Vicens, ha sido absuelta por el Juzgado de lo Penal número seis de Balears de la acusación de un delito contra el derecho de los trabajadores cuando participaba en un piquete durante la huelga general del 29 de marzo de 2012, en la que resultó roto el cristal de un autobús.

La Fiscalía solicitaba cuatro años y medio de cárcel para esta sindicalista, que no tendrá que ingresar en prisión al quedar absuelta del delito penal, aunque el Tribunal la ha condenado por un delito de daños y otro de coacciones a un conductor que cumplía con los servicios mínimos, y le ha impuesto una multa de 4.000 euros, según informa el sindicato.

Vicens considera "injusta" la sentencia, ya que siempre ha defendido que nunca rompió el cristal y que no podía probarse que así fuera. En una entrevista con Público, la sindicalista aseguraba: "No queda probado que yo golpeara el cristal. El testimonio del policía, que en un principio dice que yo lo rompí al arrancar el letrero de servicios mínimos, que es un papel pegado con celo, al final termina asegurando que coincide el momento de la rotura de la luna con el momento en el que yo subo al autobús. El conductor también dice que había gente en el exterior que golpeaba el cristal. Él no dice que fui yo el que lo golpeó".

Por ello, el sindicato valora presentar un recurso a la sentencia.

Los hechos por los que fue juzgada el pasado 13 de octubre se remontan al paro general del 29 de marzo de 2012. El chófer un autobús urbano la denunció por los daños a la luna del vehículo cuando Vicens subió a informar de que se trataba de una jornada de huelga y para instar a secundarla a este trabajador, en la estación intermodal de Palma de Mallorca.

El Ministerio Público actuó en la causa solicitando la pena máxima por vulnenar el artículo 315.3 del Código Penal, que estable un delito contra el derecho de los trabajadores. Sin embargo, la jueza entiende que no cabe condenarla por este delito al no haber actuado "en grupo, o individualmente pero de acuerdo con otros" para coaccionen a otras personas a  iniciar o continuar una huelga.

Sin embargo, el titular del Juzgado sí considera probado los delitos de daños, por el que le impone una multa de ocho meses a razón de seis euros al día (1.140 euros), además de una indemnización de 1.979,10 euros a la empresa Autocares Mallorca S.L. por la reparación del cristal.

También impone el pago de las costas procesales y de otros 2.250 euros en concepto de multa por un delito de coacciones individuales, a razon de seis euros diarios durante 14 meses.

En declaraciones a Público, Vicens valora la parte positiva de la sentencia: no se aplica el delito penal "por lo que es una buena noticia para mí y para el resto de compañeros que esperan juicio por lo mismo". Sin embargo a la sindicalista le "sorprende" que acudiera al juzgado acusada de dos delitos (contra el derecho de los trabajadores y de daños) y que haya salido absuelta del primero pero condenada de el segundo más uno de caoacciones.

"Me da mucha rabia y siento mucha indefensión porque soy inocente""La jueza entiende que, si bien en una huelga se peuden producir momento de tensión, no se puede aplicar el articulo 315 del Código Penal, que es preconstitucional y porque sus penas de prisión no se ajustan al momento que viviemos ahora", subraya

Pero también afirma que no comparte "ni los argumentos ni los hechos que se dan como probados, porque no ocurrió así. Yo sienmpro he dado la misma versión de los hechos, tengo sólo una. Mientras que el conductor ha dado tres versiones de los hechos y su testimonio se ha dado por verdadero".

Vicens asegura sentirse "cabreada", "me da mucha rabia y siento mucha indefensión porque soy inocente", remarca