Público
Público

La líder kirguís promete seguir adelante con el referéndum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La líder de Kirguistán, Roza Otunbayeva, se comprometió el lunes a seguir adelante con un referéndum que se celebrará dentro de seis días por el bien de la estabilidad del país, a pesar de las peticiones para aplazarlo después de una oleada de violencia étnica.

Otunbayeva voló a Jalalabad, una de las ciudades kirguisas del sur asolada por la violencia que ha desplazado a 400.000 residentes y ha hecho que Estados Unidos y Rusia expresaran sus temores a que las tensiones se extiendan a otras partes de Asia Central.

El gobierno interino de Otunbayeva ha tenido problemas para ejercer el control en el sur de la antigua república soviética desde que asumió el poder tras una revuelta el 7 de abril en la que se derrocó al presidente.

Tiene previsto celebrar el domingo un referéndum sobre la reforma constitucional para otorgar más poder el primer ministro. Algunos dirigentes han pedido que se aplace la consulta a causa de la violencia y de las dificultades de administración en las regiones convulsionadas.

"Celebrar este referéndum se ha convertido en necesario porque debemos crear un marco legal", dijo Otunbayeva después de sobrevolar en helicóptero los edificios quemados en Jalalabad.

"Si permitimos cualquier retraso, podría suponer una amenaza de más inestabilidad".

Estados Unidos y Rusia, que operan ambas bases militares en Kirguistán, temen que la violencia se extienda por una región situada en la mayor ruta de tráfico de droga desde la cercana Afganistán.

El domingo, Moscú dijo que su ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, y la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, "subrayaron la importancia del referéndum del 27 de junio... para la estabilizar de la situación", durante una llamada telefónica.

Aunque la cifra oficial de muertos es de 208, Otunbayeva ha dicho que podrían haber muerto muchas más personas, hasta diez veces más, en la ola de violencia desatada entre las etnias uzbeka y kirguís, que estalló el 10 de junio en ataques coordinados de individuos sin identificar que llevaban pasamontañas.