Público
Público

El lider opositor Abhisit Vejjajiva anunció que su formación podrá formar un nuevo gobierno de coalicón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder del opositor Partido Demócrata de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, anunció hoy que su formación podrá formar un gobierno de coalición apoyado por más de 260 de los 448 diputados del Parlamento.

Vejjajiva dijo en un discurso que ahora corresponde al gabinete interino decidir si disuelve la Cámara Baja o convoca un pleno extraordinario, en el que presumiblemente será investido como nuevo primer ministro.

Si logra formar gobierno, Vejjajiva se comprometió a restaurar la confianza en el país y mejorar su imagen.

El pleno estaba en un principio previsto para hoy por la tarde, pero se retrasó y la legislación no obliga a celebrarla hasta un máximo de 30 días después del nombramiento del gabinete interino, encabezado por Chavarat Charnvirakul.

Por su parte, los seguidores del Gobierno han calificado los planes del Partido Demócrata de "un golpe de Estado encubierto", gestado con la connivencia del estamento militar.

Varios dirigentes del Ejército admitieron que el pasado viernes mantuvieron una reunión con los antiguos parlamentarios de la anterior coalición gubernamental que ahora ofrecen su respaldo a la oposición.

El recién creado Puea Thai (Por los Tailandeses) insiste en que puede gobernar en minoría con 226 diputados, pues llega al mínimo de 221.

Al Puea Thai se unieron los legisladores oficialistas que se quedaron sin formación tras la disolución la semana pasada del Partido del Poder del Pueblo (PPP) y dos ex miembros de la coalición gubernamental.

La formación ilegalizada, que venció en las elecciones del 2007 fue fundada por los aliados del ex jefe del Ejecutivo Thaksin Shinawatra, depuesto por una asonada en el 2006 y prófugo de la justicia tailandesa.

El Tribunal Constitucional también halló culpables de fraude e inhabilitó a 109 políticos, entre ellos a Somchai Wongsawat, ya ex primer ministro y cuñado de Shinawatra.

La decisión judicial propició el fin de las protestas de la Alianza del Pueblo para la Democracia, que ocupó durante una semana los dos aeropuertos de Bangkok y dejó varados a 350.000 turistas para exigir la renuncia de Wongsawat.