Público
Público

El líder opositor bahreiní rechaza la intromisión de Irán en las protestas del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder del principal bloque opositor bahreiní, Al Wifaq, jeque Ali Salman, dijo hoy que las protestas para introducir reformas políticas en Bahréin son un asunto interno y rechazó la intromisión de otros países como Irán.

"Rechazamos intromisiones de cualquier país, sea de Irán u otro Estado", subrayó Salman en alusión a los rumores de que el régimen iraní está detrás de las manifestaciones celebradas en Bahréin y en otros países árabes.

En unas declaraciones publicadas en la página web del partido, el secretario general de Al Wifaq remarcó que Bahréin "no pide un gobierno religioso, sino un estado civil democrático como los que hay en el mundo, en el que la soberanía resida en el pueblo".

Asimismo, indicó que su grupo desea una monarquía constitucional, en la que el pueblo elija el gobierno, y eso requiere, a su juicio, "un consenso para una nueva carta magna para esta etapa".

Salman dijo que desde hace ocho años defiende "la idea de la alternancia pacífica del poder", por lo que no son nuevas las demandas actuales de su partido, que representa a la comunidad chií, el 70 por ciento de la población de Bahréin.

Los chiíes han protagonizado numerosas protestas en el pasado para exigir una mayor reforma democrática y un papel más representativo en el reino, dirigido desde 1999 por el monarca Hamad ibn Isa al Jalifa, de confesión suní.

"No ambiciono ser primer ministro de mi país pero sí aspiro a tener un gobierno elegido al que el pueblo tenga derecho pedirle cuentas y cambiarlo cuando fracase en lograr sus objetivos", agregó Salman.

Al Wifaq, que cuenta con 18 de los 40 escaños de la cámara baja del Parlamento, anunció ayer que suspende su participación en la Asamblea Legislativa, debido al uso de violencia exagerada contra los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad en las protestas.

En este sentido, Salman denunció que "los cuerpos de la seguridad han llevado a cabo algunas acciones para intentar que la revuelta de los jóvenes (bahreiníes) parezca caótica".

"Estamos satisfechos por lo pacífica que ha sido la movilización juvenil", dijo el líder opositor, que recordó que en estas protestas ya "han caído dos mártires", en alusión a los dos jóvenes que fallecieron ayer y antes de ayer como consecuencia de disparos de balas de goma a corta distancia.

"No hay necesidad de más derramamiento de sangre, heridos y detenidos. Pido (a las autoridades) que se les de protección como pidió la comunidad internacional al Ejército egipcio", añadió.

Salman reconoció que los jóvenes de su país se han visto influenciados por los jóvenes de Túnez y Egipto, al igual que les ha ocurrido a "todos los jóvenes del mundo árabe".

En un llamamiento a los jóvenes, dijo que la plaza Lulu, en el centro de Manama, donde desde anoche se manifiestan miles de personas, "está abierta a todos los hijos de Bahréin que quieren el cambio y la reforma democrática".