Publicado: 11.12.2013 17:21 |Actualizado: 11.12.2013 17:21

El líder de Reincidentes denuncia que la policía de EEUU le robó "hasta la tarjeta de Mercadona"

Fernando Madina avanza que denunciará el trato vejatorio de los agentes que le arrestaron en Miami por "no respetar los derechos humanos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Su rostro era un poema. Fernando Madina, líder de Reincidentes, llegaba a Madrid después de su "terrorífica" experiencia en Estados Unidos. Fue en el aeropuerto de Miami donde fue detenido. En un correccional de la ciudad pasó tres días incomunicado, obligando a su grupo a cancelar el concierto que iban a realizar en Ecuador (Así te hemos narrado en directo la rueda de prensa)

El cantante ha anunciado que interpondrá una demanda judicial contra, previsiblemente, los agentes que le arrestaron en EEUU por "no respetar los derechos humanos". "Me robaron la cartera, hasta la tarjeta de Mercadona", ha explicado en una rueda de prensa que no ha tenido desperdicio. "El juez me felicitó por tener 47 años y una banda de rock. Si hubiera visto a Rosendo hubiera flipado", explica entre risas

Madina ha narrado paso por paso todos los acontecimientos que tuvieron lugar el pasado fin de semana, desde su arresto hasta su puesta en libertad. El cantante ha explicado que aprovecharon su escala en Miami, que en un principio iba a durar tres horas y media, para tomar "unas hamburguesas y unas cervezas. Yo hablo muy alto y quizás en otros sitios es un comportamiento inadecuado. Cuando llego a la puerta de embarque me dice un señor que huelo a alcohol y que no paso. Que no volaba ni de coña", relata Madina sobre el supuesto motivo de su denuncia. "En cuestión de minuto y medio pensé que el vuelo del día siguiente podría ir lleno, peligrando nuestra actuación en Quito, a la que iba a acudir el presidente Rafael Correa. Apelé a la humanidad del señor y traté de explicarle que no viajábamos por placer, sino por trabajo, pero no hubo manera. En ese momento ya me da el calentón y es cuando tiro la bolsa al suelo enfadado y hago el gesto de que está loco. Justo en ese momento ya me estaban esposando por la espalda dos agentes", prosigue Madina. "¿Que si me ha llamado Wert? Seguro que tiene mucho que recortar"

Fue ahí cuando empezó el verdadero infierno del músico: "Una vez detenido, en Estados Unidos, eres escoria. Culpable hasta que se desmuestre lo contrario", denuncia el sevillano. Una vez detenido fue fichado y trasladado a una sala con unas 90 personas donde se realizan juicios rápidos por videoconferencia. "Allí había de todo, un chico pidiendo morfina, un acusado ante el juez, etc. De repente nos expulsaron a golpes de la sala y no hubo juicio". Una situación que alargó la detención de Madina y que supuso la cancelación definitiva del concierto en Ecuador: el domingo ya no podría ser juzgado y no llegaría a tiempo -el grupo, que permanecía bajo la incertidumbre de no saber nada de su cantante, llegó hasta realizar la prueba de sonido para su concierto pero Madina nunca llegó-. "Me llevaron a prisión  y me pusieron el famoso traje naranja y un vídeo sobre lo que hay que hacer si te violan en la cárcel", narraba con cara de indignación el líder de Reincidentes."Una vez detenido, en Estados Unidos, eres escoria"
 
Madina ha explicado que en prisión existía una mafia interna que ofrecía su puesta en libertad a cambio de 1.000 dólares. Una práctica usual, según ha explicado el cantante, que no recibió "ningún papel", sólo "el número de preso y el motivo de la denuncia", recuerda. "La primera persona que me da los buenos días en tres días fue el juez. Le explico mi situación y al instante anula el caso y me felicita por tener 47 años y tener una banda de rock". Madina se ha mostrado muy duro respecto al trato "vejatorio" recibido por la policía y al funcionamiento de la democracia estadounidense: "Estados Unidos vive en el medio, en la esquizofrenia. Su autodefensa desde los atentados del 11-S se ha convertido en una paranoia. Son los reyes del miedo y del capitalismo. No voy a pasar nunca más por allí. No se nos ha perdido nada allí".  Madina ha explicado que en prisión existía una mafia interna que ofrecía su puesta en libertad a cambio de 1.000 dólaresPreguntado por si el ministro Wert le había llamado tras su polémica detención, el cantante de Reincidentes ha respondido con ironía que seguro que tenía mucho trabajo, mucho que "cortar" y sobre todo que "recortar".