Público
Público

El líder surcoreano viaja mañana a China para tratar la situación de la península coreana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente surcoreano Lee Myung-bak viaja mañana a Pekín para reunirse con su homólogo, Hu Jintao, con quien revisará la actual situación en la península coreana y también los lazos económicos entre ambos países.

Durante su visita de tres días, Lee discutirá con Hu posibles vías para reforzar los lazos económicos bilaterales y también analizará la situacón tras el fallecimiento del líder norcoreano, Kim Jong-il, y la llegada al poder de su hijo, Kim Jong-un, indicó la oficina presidencial surcoreana en un comunicado recogido por la agencia local Yonhap.

Desde el fallecimiento el pasado 17 de diciembre de Kim Jong-il y el traspaso de poder a su tercer hijo, los dos países tratan de evitar que se produzca alguna inestabilidad regional derivada del proceso de transición en el país comunista, que atraviesa una delicada situación económica.

Ambos dirigentes tienen ante sí un nuevo escenario para retomar las negociaciones a seis bandas para la desnuclearización de Corea del Norte, ya que los dos países forman parte del sistema multilateral que implica también a EEUU, Rusia y Japón.

En la segunda mitad de 2011 se sucedieron numerosos intentos de diálogo para reanudar las conversaciones, estancadas desde que en 2008 Pyongyang decidiera abandonarlas poco antes de realizar una prueba con misiles.

Durante la visita se espera también que ambos mandatarios intercambien impresiones sobre la manera de acelerar el inicio de negociaciones para firmar ambos estados un Tratado de Libre Comercio (TLC), según informaron representantes del Gobierno a Yonhap.

China es el mayor comprador de productos fabricados en Corea del Sur y ello ha contribuido al importante superávit comercial que ha registrado Seúl en los últimos años.

Por su parte, Corea del Sur es el tercer mayor socio comercial de China después de Estados Unidos y Japón y el comercio bilateral entre los dos alcanzó en 2010 los 188.400 millones de dólares (148.101 millones de euros).

Los dos vecinos asiáticos conmemoran además este año el 20 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos.