Público
Público

Los líderes abordarán en Davos la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los líderes políticos y los banqueros centrales dominarán el foro anual de Davos que se celebra esta semana, mientras la humillada élite empresarial queda marginada en el intento de reactivar la economía mundial, mejorar la seguridad global y frenar el cambio climático.

A los más de 40 jefes de Estado y de Gobierno que acudirán, casi el doble del año pasado, se les unirán 36 ministros de Finanzas y directores de bancos centrales, incluidos los jefes de banca central de todo el Grupo de los Ocho países más industrializados, excepto de Estados Unidos.

Unos 1.400 ejecutivos empresariales también estarán en Davos, pero se prevé una menor presencia de banqueros y capitanes de la industria, mientras luchan por mantener a flote sus negocios -y también a sí mismos-, conscientes de la imagen glamurosa del evento en los tiempos más austeros que corren.

"El péndulo está volviéndose a los Gobiernos ahora que nos enfrentamos a la recesión", dijo Thomas Mayer, economista de Deutsche Bank. "Estamos entrando en un período donde una mayor participación del Gobierno significará un menor crecimiento e inflación más alta", agregó.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, abre el miércoles el encuentro de cuatro días en el centro de los Alpes suizos, un cónclave que está siendo organizado bajo el título "Configurar el mundo de la post-crisis".

También estarán presentes el primer ministro chino, Wen Jiabao; la canciller alemana, Angela Merkel; el primer ministro japonés, Taro Aso; y el primer ministro británico, Gordon Brown, además de Valerie Jarrett, una asesora del nuevo presidente estadounidense, Barack Obama.

Es la primera vez que los líderes mundiales se reunirán para discutir la crisis desde un encuentro del Grupo de los 20 países desarrollados y en vías de desarrollo que se celebró en Washington en noviembre.

El G20 vuelve a reunirse en abril antes de una cumbre del G8 que se realizará en julio, y antes de eso, los ministros de Finanzas del Grupo de los Siete países más ricos se verán en Roma a mediados de febrero.

El Foro Económico Mundial fue establecido en 1971 como un grupo de expertos empresariales y académicos cuya consigna es "espíritu emprendedor por el interés público global".

Su encuentro anual de Davos ha crecido para convertirse en un enorme evento que se ha transformado al mismo tiempo en el blanco de la ira anticapitalista.

El diario The Financial Times predijo que la reunión de este año estaría caracterizada por "la sobriedad y la autorecriminación", con menos fiestas lujosas o excursiones corporativas de esquí.

En cambio, los participantes están invitados a un evento que simula la vida en un campo de refugiados y se les pedirá atravesar un campo minado, mientras que los grupos sin ánimo de lucro entregarán premios para "los logros destacados en la irresponsabilidad social y medioambiental".

Un informe del Foro antes de la reunión decía que entre los riesgos principales a los que se enfrenta el mundo están el deterioro de las finanzas de los Gobiernos, la desaceleración de la economía china y las amenazas a la alimentación y la salud derivadas del cambio climático, junto con la descoordinación global para abordarlas.

También están creciendo las preocupaciones sobre el proteccionismo como respuesta al declive. Unos 20 ministros de Comercio se verán el sábado al margen de Davos para abordar las conversaciones de la ronda comercial de Doha destinadas a abrir el intercambio mundial.