Público
Público

Los líderes albano-kosovares afirman que un centenar de países reconocerán la independencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes albano-kosovares aseguraron hoy que un centenar de países reconocerán la independencia unilateral de Kosovo, que, según Serbia, será proclamada el próximo día 17.

El primer ministro kosovar, Hashim Thaçi, declaró en Pristina que tiene "la confirmación de unos cien países" de que reconocerán la independencia de esa provincia secesionista de Serbia.

Thaçi no precisó de qué países se trata ni dio la fecha para la proclamación de la independencia, aunque aseguró que la conoce, y recalcó que "no tendrán éxito los procesos ni intentos de aplazar la decisión (del estatuto), como quiere Belgrado".

Los líderes de los albano-kosovares, que son abrumadora mayoría entre los dos millones de habitantes de Kosovo, coordinan con Estados Unidos y la UE la fecha y otros pasos para la declaración de la independencia, a la que aspiran desde hace décadas.

Serbia rechaza rotundamente la soberanía de su provincia, considerada por muchos serbios la cuna de su identidad nacional, y se opone a los actos unilaterales, que ve como una violación del derecho internacional, en lo que cuenta con el apoyo de Rusia.

También se opone a la llegada a Kosovo de una misión judicial y policial que prepara la Unión Europea (UE), sin el visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU.

Hoy en Belgrado el ministro serbio para Kosovo, Slobodan Samardzic, declaró que su Gobierno tiene informaciones de que los líderes albano-kosovares proclamarán el próximo día 17 la independencia de ese territorio.

Aseguró que la UE "intenta a toda costa firmar antes de esa fecha con Serbia cualquier acuerdo porque, de esa forma, la firma de Serbia sería en realidad una firma para la independencia de Kosovo".

Dijo que, con tal documento, Serbia "justificaría la pérdida del 15 por ciento de su territorio y la violación flagrante de la Carta de la ONU".

"Con la suscripción de cualquier acuerdo con la UE en este momento, Serbia daría su consentimiento a la creación de un Estado falso en su territorio", según Samardzic, quien resaltó que el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, nunca estampará una firma así.

Bruselas dio el lunes aprobación jurídica y financiera al envío de unos 1.800 agentes encargados de la administración policial y judicial de Kosovo, que sustituiría a la misión de la ONU, desplegada desde el fin de la guerra en 1999.

La agencia de noticias serbia Tanjug aseguró hoy que han comenzado también consultas en la UE sobre un "plan operativo" de la misión, necesario antes de la "decisión política" sobre el envío.

La aparente inclinación de muchos países europeos a apoyar la independencia de Kosovo ha causado en los últimos días una crisis en el Gobierno serbio, después de que Kostunica rechazara firmar un acuerdo político y comercial con la UE ofrecido recientemente.

Sus socios de la coalición gubernamental, encabezados por el presidente serbio, Boris Tadic, aseguran que el acercamiento de Serbia a la UE y la solución del estatuto de Kosovo son asuntos separados y están a favor de la firma del mencionado acuerdo.

Tadic instó hoy a "la máxima responsabilidad y seriedad" de las instituciones del país ante la profunda crisis y anunció que pedirá una reunión con Kostunica, en un intento de encontrar una salida a las tensiones en el seno del Gobierno.

El mandatario indicó que, en cuanto regrese de la Conferencia de Seguridad Internacional que comienza hoy en Múnich (Alemania), invitará a una reunión a Kostunica y al presidente del Parlamento, Oliver Dulic.

La crisis en Serbia ha ido en aumento desde el martes pasado, sin señales de atenuación, y amenaza con desencadenar elecciones anticipadas y desestabilizar el país en un momento crítico, debido a la inminente declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo.

Tadic anunció que en la Conferencia de Múnich se referirá a la política estatal común sobre Kosovo e insistirá en que "es inaceptable cualquier independencia".

"También hablaré de los aspectos de seguridad, así como de nuestra postura respecto al envío de la misión de la Unión Europea (UE) a Kosovo, que puede llegar exclusivamente dentro del marco y con el consentimiento del Consejo de Seguridad de la ONU", recalcó.

Advirtió en contra de la "parálisis en el trabajo del Gobierno y del Parlamento" que afecta actualmente a Serbia.

Por su parte, el pretendiente al trono serbio, Aleksandar Karadjordjevic, pidió hoy "la plena responsabilidad" de los políticos ante la crisis, "cuyas consecuencias pueden ser fatales para la elección del camino por el que se dirigirá Serbia y para el destino de nuestro pueblo", al tiempo que ofreció su mediación "si se desea".