Público
Público

Líderes de APEC posan para la prensa con ponchos de jinete peruano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El misterio mejor guardado de la Cumbre de Líderes de APEC se reveló al fin cuando los responsables de los 21 países que participaron en la reunión posaron para la foto oficial vestidos con ponchos de "chalán", el jinete de la costa peruana.

Los dirigentes posaron para los medios con sus ponchos tejidos en lana de alpaca en color castaño y aparentemente satisfechos por la elección de vestuario.

El secretismo con que la organización trató el tema de la vestimenta de los líderes llevó a un sin número de especulaciones sobre que prenda sería la más adecuada para reflejar la cultura peruana de cara a los visitantes extranjeros.

El rumor que sonó con más fuerza fue el de una combinación de un poncho y un chullo, el característico gorro con orejeras de los pueblos andinos que tanto cautiva a los turistas que pasan por Perú.

Esta era considerada una opción lógica teniendo en cuenta que para el mundo Perú es un país andino asociado a los Incas y a Machu Picchu, y como tal se promociona en los afiches de las agencias turísticas.

La tradición de vestir con trajes típicos a los líderes de APEC comenzó en 1994 en Yakarta cuando el entonces presidente indonesio, Suharto, insistió a sus invitados en que usasen la camisa de "batik".

Desde entonces, los presidentes de APEC vistieron un poncho en la Cumbre de Chile (2004), un tradicional chaquetón de ganadero australiano en Sidney (2007), un largo vestido de seda con aberturas laterales denominado "ao dai" en Vietnam (2006) y un abrigo de seda con doble forro y decorado con símbolos de fidelidad, dignidad y riqueza en Corea (2005).

La seda, en esta ocasión bordada en plata, se empleó también en la cumbre de Tailandia en 2003, y para vestir a la única mujer presente en la Cumbre de 2004 en Malasia.

En esa ocasión, la primera ministra de Nueva Zelanda vistió el atuendo tradicional femenino malasio "baju kebaya", mientras que sus compañeros de foto tuvieron que conformarse con la tradicional camisa "batik", un clásico del sudeste asiático.