Público
Público

Los líderes chinos preparan el cambio de poder a través de la cúpula militar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Partido Comunista de China (PCCh) finalizó hoy su plenario anual con el ascenso en la cúpula militar del vicepresidente, Xi Jinping, que se perfila como el próximo líder nacional, y la aprobación del plan económico quinquenal 2011-2015.

El vicepresidente, Xi Jinping, fue nombrado hoy como "número dos" del órgano militar chino, un puesto clave que le señala como posible sucesor del presidente, Hu Jintao, como máximo líder chino en 2012.

El nombramiento de Xi como vicepresidente de la Comisión Militar Central (CMC) del PCCh se produjo hoy al cierre de la quinta sesión plenaria del XVII Comité Central de la formación que gobierna el país asiático desde 1949, según un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias Xinhua.

La reunión concluyó hoy a puerta cerrada en el Hotel Jinxi de Pekín, y en ella participaron los principales doscientos cargos, empresarios y poderes fácticos de China.

Xi, de 57 años, es también uno de los nueve miembros del Comité Permanente del Politburó del PCCh, el máximo órgano de gobierno en el Partido-Estado, y es un protegido de la facción del anterior presidente, Jiang Zemin, y del Ejército.

Aunque las reuniones son secretas, algunos analistas cercanos al encuentro señalaron en los últimos días que el cónclave había cambiado el objetivo de la reunión, de supuestamente "proseguir con la reforma y apertura política", por el aprobado hoy, destinado a reforzar el poder de gestión del Partido en tiempos inestables.

El liderazgo del PCCh, que con 78 millones de afiliados es la mayor formación política del mundo, es la "garantía fundamental" para que China logre sus objetivos de desarrollo económico y social para el próximo lustro, señaló el comunicado oficial.

La reunión se produjo una semana después de que el disidente político encarcelado Liu Xiaobo recibiera el premio Nobel de la Paz por su labor en la defensa de los derechos humanos en China, un galardón que ha sido rechazado de forma frontal por el régimen, que lo considera una confabulación internacional contra sus sistema.

"Debemos reforzar el trabajo destinado a mejorar la capacidad de gobierno del PCCh y mantener la naturaleza avanzada del Partido con el fin de promover la competitividad del mismo en el liderato del desarrollo económico y social del país", agregó el comunicado.

Xi, considerado un "taizidang" o "príncipe del Partido" por ser hijo de un veterano, cuenta con el apoyo de las facciones más conservadoras de la formación política en el poder desde hace 61 años.

El protegido de Hu es el actual viceprimer ministro Li Keqiang, de la facción de las Juventudes Comunistas que apoyaron al presidente, y espera que se apoye su ascenso como primer ministro en 2012, en sustitución de Wen.

En estos cuatro días de encuentros secretos, los doscientos hombres fuertes de la segunda potencia económica aprobaron el próximo plan económico quinquenal, que entrará en vigor en 2011, bajo el lema de la "construcción de una sociedad moderadamente próspera", informó la agencia Xinhua.

El cónclave aprobó también hoy las propuestas de los líderes para "mejorar los estándares nacionales", entre las que están la mejora del nivel de vida del pueblo y completar un sistema sostenible de servicios públicos básicos acordes con la situación de China y que cubran tanto las zonas urbanas como las rurales, más pobres.

Esos derechos a servicios gratuitos desaparecieron hace décadas, cuando China adoptó un capitalismo de Estado y abandonó la economía planificada.

El PCCh instó a mejorar la situación de desempleo, a construir unas "relaciones laborales armoniosas" y ajustar de forma razonable la distribución de los ingresos, en la actualidad con graves disparidades que desencadenan unas 100.000 protestas masivas al año.

Dentro de las decisiones económicas adoptadas se incluye la de avanzar en la reestructuración económica, esto es, incrementar el consumo interno (en detrimento de la dependencia de las exportaciones y la inversión extranjera), y al mismo tiempo mantener un crecimiento rápido y estable.

En materia internacional, el partido único anunció que China "participará de forma activa" en la gestión de la economía global y regional durante los próximos cinco años.