Público
Público

Los líderes chinos ven señales de recuperación económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los responsables de la economía de China mantuvieron su tono de confianza moderada el viernes al decir que la actividad ya está reviviendo en respuesta a las rápidas medidas tomadas para contrarrestar el impacto de la crisis financiera global.

El primer ministro, Wen Jiabao, decepcionó el jueves a los mercados financieros al no anunciar un incremento en el plan de inversiones por 4 billones de yuanes (585.000 millones de dólares) sancionado de urgencia el 9 de noviembre, mientras el derrumbe de las exportaciones golpeaba a China, tercera mayor economía del mundo.

Pero los comentarios de parte de tres responsables sugirieron que, mientras Pekín sigue listo para continuar inyectando dinero, las medidas adicionales podrían ser innecesarias debido a que un sustancial estímulo fiscal y monetario ya está sintiéndose en la economía.

"Las cifras económicas se estabilizan y se recuperan, lo que demuestra que las políticas han comenzado a mostrar un impacto", dijo el gobernador del banco central Zhou Xiaochuan.

Hablando en una conferencia de prensa durante el Congreso Nacional del Pueblo, un parlamento cuya función es más que nada ceremonial, Zhou dijo que China había aprendido la lección de otros países, de que una respuesta lenta a la crisis aplaza la restauración de la confianza.

"Debemos errar por el lado de ser rápidos y decisivos", sostuvo el funcionario.

Zhou habló un día después de que Wen dijera que China incrementaría el gasto deficitario este año para llegar a su meta del 8 por ciento de crecimiento económico, que según se cree ampliamente, es el mínimo necesario para contener el desempleo y evitar la amenaza de la inestabilidad social.

Más de 20 millones de migrantes que perdieron sus empleos debido a la crisis global siguen sin trabajo, de acuerdo con Chen Xiwen, director de la Oficina del Grupo Central de Trabajo Rural.

Pero Chen dijo que no se había producido una nueva ola de migrantes que regresan sin trabajo a sus aldeas rurales en el mes que pasó desde la finalización de los festivos del Año Nuevo Lunar, o Festival de Primavera.

"Actualmente, de acuerdo con la situación en el terreno, con la reapertura de fábricas después del Festival de Primavera, el empleo se recupera y no hay un nuevo fenómeno de trabajadores migrantes que regresen a casa", dijo Chen en conferencia de prensa.

La evaluación de cauto optimismo tiene lugar después de que unas cifras sugirieran que la economía podría estar al borde de una recuperación.

Los nuevos préstamos en moneda local subieron fuertemente desde noviembre y tocaron un récord de 1,6 billones de yuanes en enero. Algunos sondeos muestran que la manufactura se recupera desde unos niveles muy deprimidos.

Por otro lado, una tentativa reactivación de los precios del acero se ha apagado y las recesiones en los principales mercados de exportación de China parecen estar empeorando.

Zhang Ping, responsable de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, principal agencia de planificación, dijo que Pekín seguirá de cerca el flujo de datos económicos antes de determinar si se necesita algún estímulo extra.

"Por supuesto, no podemos asumir con complacencia que podemos evitar por completo el impacto de la crisis o que nuestras medidas ya son suficientes para contrarrestarla", sostuvo.

"Pero pienso que, con las medidas que hemos tomado o tomaremos, podemos tener plena confianza de que podremos escapar de las actuales dificultades y responder totalmente a esta crisis, porque a largo plazo, nuestras condiciones económicas no han cambiado fundamentalmente", agregó Zhang.

Las autoridades dejaron claro que China todavía tiene muchas balas en la recámara en caso de ser necesario.

El déficit del presupuesto nacional de China se multiplicará por siete este año, a más de 1 billón de yuanes. Pero eso aún equivaldría a menos del 3 por ciento del ingreso nacional. En comparación, Estados Unidos presupuesta un déficit del 12,3 por ciento del producto interno bruto.