Público
Público

Líderes del Congreso de EE.UU. sugieren suspender la ayuda a Egipto como presión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varios líderes del Congreso de EE.UU. sugirieron hoy una suspensión de la ayuda a Egipto para presionar por una transición democrática en ese país, pese al compromiso del presidente egipcio, Hosni Mubarak, de abandonar el poder en septiembre próximo.

Aunque elogian la decisión de Mubarak de no presentarse a la reelección, mantienen las presiones para que éste permita unas elecciones "libres y justas" en Egipto, e incluso sugieren que Estados Unidos suspenda la ayuda a ese país si es necesario.

Hasta el momento, nadie habla abiertamente de cortar la ayuda a Egipto pero en los corredores del Congreso surgen expresiones de preocupación por la evolución del conflicto en el país árabe y por la posibilidad de que los Hermanos Musulmanes -vedados del proceso político por Mubarak- puedan acceder al poder.

El senador demócrata Patrick Leahy, presidente del subcomité en el Senado a cargo de la ayuda exterior de EE.UU., señaló el "hartazgo" popular con el régimen, la represión de las fuerzas del orden y una economía "estancada y corrupta".

"Estados Unidos tiene mucho en juego en el futuro de Egipto y nuestras relaciones con los pueblos y gobiernos en todo el mundo musulmán... debemos hacer lo que podamos para apoyar una transición hacia la democracia incluso, si es necesario, suspendiendo la ayuda al Gobierno", sentenció Leahy.

Estados Unidos provee a Egipto por más de 1.500 millones de dólares anuales, principalmente en ayuda económica y militar, y ya la semana pasada el Gobierno de Washington dejó entrever que revisaría la ayuda exterior a ese país a la luz de la respuesta de Mubarak al estallido social que inició el pasado 25 de enero.

Leahy cuestionó que Mubarak pueda jugar un papel en la transición democrática en Egipto porque, a su juicio, "el actual Gobierno no tiene credibilidad para supervisar ese proceso".

Por su parte, el presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, el republicano Peter King, consideró que sería "indefendible" continuar la ayuda a Egipto si los Hermanos Musulmanes u otro grupo "radical islamista" tomase el poder en el Cairo.

En ese sentido, la legisladora republicana Ileana Ros-Lehtinen, que preside el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara baja, instó a la oposición en Egipto a que rechace "categóricamente" a elementos extremistas que busquen aprovecharse de la crisis para acceder al poder.

Por ahora, la actitud de los legisladores es esperar a ver la evolución del conflicto.

La Cámara baja prevé someter a votación la semana del 14 de febrero una resolución para continuar los fondos año fiscal 2011 en curso, que incluye una solicitud de 1.552 millones de dólares para Egipto.

Esa cifra, similar a la del año fiscal 2010, se desglosa en 1.300 millones de dólares en ayuda militar y otros 250 millones de dólares en asistencia económica.

Luego el Congreso empezará a analizar la propuesta presupuestaria que enviará el presidente Barack Obama para el año fiscal 2012, que comienza en octubre próximo.

Mientras, la Casa Blanca condenó hoy la violencia generada en las calles del Cairo entre bandos a favor y en contra de Mubarak, y dijo que a EE.UU. le preocupan mucho los ataques contra periodistas y manifestantes pacíficos, por lo que reiteró su llamado a la moderación.

Egipto es el país más poblado del mundo árabe y es el principal aliado de Estados Unidos en la región desde 1979, cuando el entonces presidente Anwar Sadat firmó un acuerdo de paz con Israel, su país vecino.