Público
Público

Líderes de Iberoamérica alcanzan tibio acuerdo sobre Honduras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes de Iberoamérica acordaron que la restitución en la presidencia de Honduras de Manuel Zelaya es fundamental para reponer el orden democrático en ese país, pero no llegaron a un consenso sobre la reciente elección, dejando al descubierto la división política regional.

Durante la XIX Cumbre Iberoamericana que comenzó el lunes en Portugal el gran punto de debate fue la situación del país centroamericano, con un grupo mayoritario de países que buscaba un abierto rechazo al proceso electoral en Honduras, que contó con el aval de Estados Unidos.

La declaración final de la cumbre no menciona la situación de Honduras, pero en un comunicado especial los líderes condenaron el golpe de Estado que derrocó a Zelaya en junio.

Además dijeron que "la restitución del Presidente José Manuel Zelaya en el cargo para el que fue democráticamente elegido hasta completar su período constitucional es un paso fundamental para el retorno a la normalidad constitucional".

También declararon su "firme compromiso con la defensa de los principios democráticos de todos los países de Iberoamérica para prevenir cualquier intento de desestabilización a gobiernos legítimamente electos".

Zelaya permanece desde septiembre refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa para evitar ser detenido por el Gobierno de facto encabezado por Roberto Micheletti. La canciller del gobierno depuesto, Patricia Rodas, avaló también el martes el comunicado especial de la cumbre.

Según Rodas, la abstención en las elecciones del domingo 29 de noviembre en el país centroamericano -que fueron ganadas por el hacendado Porfirio Lobo- fue del 75 por ciento.

Pero las autoridades electorales del país centroamericano dijeron que la participación había sido cercana al 60 por ciento y había superado a la de los comicios previos.

LOGRADO OBJETIVO DE CONDENA A GOLPE

"Debemos decirlo, había quienes querían prácticamente una confirmación acerca de lo que había sucedido el 29 de noviembre en Honduras", dijo la presidenta argentina, Cristina Fernández, en la conferencia de prensa final de la cumbre.

"Creo que el objetivo que se había fijado que era la condena sin fisuras por parte de toda la cumbre en forma unánime al golpe, a la metodología a la restitución de los derechos y garantías de los ciudadanos hondureños ha sido logrado plenamente", agregó.

Además de Estados Unidos, lo países que reconocieron las elecciones del domingo en Honduras fueron Colombia, Costa Rica y Panamá, con otro grupo con posiciones ambiguas. Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Venezuela y Bolivia lideraron el grupo mayoritario de naciones que repudian el proceso.

El mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, abandonó la cumbre antes de que terminara porque debe viajar a Ucrania.

Pero antes de abordar el avión contestó duramente al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien había dicho que si la comunidad internacional aceptó las elecciones de Irán o Afganistán, América Latina debería aceptar las de Honduras.

"No se puede comparar Honduras con Irán. Fue una persona que dio un golpe, ese golpe fue repudiado por todos los países del mundo, por la OEA y tenían condicionantes hechos por el propio presidente de Costa Rica, que era la vuelta del presidente Zelaya", dijo Lula a periodistas.

"Es una cuestión de sentido común, es una cuestión de principios, es una cuestión de no pactar con el vandalismo político en América Latina", agregó.