Público
Público

Los líderes mundiales no se sienten aludidos por Washington

Berlusconi dice haberse"echado unas risas" con los documentos, mientras que Francia anuncia su apoyo a EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia, Rusia e Italia, tres de los países aludidos por las revelaciones de Wikileaks, han quitado importancia a lo que se dice de ellos en los documentos.

En los cables diplomáticos, quizá el presidente francés, Nicolas Sarkozy, era uno de los mejor parados. La diplomacia estadounidense ve a Sarkozy como una persona con 'estilo autoritario'. Desde Francia, sin embargo, no se tienen en cuenta las palabras y el Elíseo ha mostrado su apoyo al Gobierno estadounidense.

'Nos solidarizamos con la Administración estadounidense y con su voluntad de evitar algo que atenta no solamente contra la autoridad de los Estados sino que pone en peligro a hombres y mujeres que han trabajado al servicio del país', dijo el portavoz del Ejecutivo francés, François Baroin en Europe 1.

Baroin, además, mostró el apoyo de Francia para 'luchar contra lo que es una amenaza' contra 'la autoridad y la soberanía democrática'.

Por su parte, Rusia prefirió esperar para hacer una valoración a fondo de las afirmaciones de los diplomáticos de EEUU. Su primer ministro, Vladimir Putin es quizá uno de los mayores damnificados por los comentarios que lo tildan de 'macho alfa', destacan su 'comportamiento autoritario' y 'machista', además de representar el papel de 'Batman', con el presidente Dmitri Medvédev como 'Robin'.

Moscú prefiere esperar a ver de cerca los doumentos para pronunciarse al respecto 'Antes de juzgar y hacer comentarios es necesario ver los originales, si es que existen. Además, hay que cerciorarse de la traducción correcta de unas y otras palabras y expresiones y sólo entonces se puede decir algo', declaró el portavoz de Putin, Dmitri Peskov, a la agencia Interfax.

Agregó que asimismo debe aclararse 'de qué nivel son los diplomáticos y funcionarios que dan esa valoración y en qué documentos. Y hay que ver también en general si es de Putin de quién se habla, y sólo entonces se puede comentar algo', subrayó.

Desde Italia, Silvio Berlusconi declaró justo después de la publicacion anoche de los más de 250.000 cables diplomáticos por Wikileaks, que se había echado 'unas buenas risas' con los comentarios que se hacen de él y que 'esto es sólo la opinión de unos funcionarios de EEUU que no tienen nada que ver con las relaciones entre los dos estados'.

A Berlusconi, los diplomáticos de EEUU lo ven como un 'político débil e incapaz', que está siempre 'cansado por su propensión a las fiestas' y que en Europa ejerce de 'portavoz de Putin'. La relación de ambos causa preocupación en Washington por los acuerdos comerciales que hay detrás.

El ministro de Defensa, Ignacio La Russa, dijo que 'se trata de informaciones que tenían que haber quedado secretas, probablemente su publicación es ilegal, pero, al final, parecen salir de una revista de cotilleos' y por ello pidió que no se dé a su difusión 'excesiva importancia'.

'Que Berlusconi sea el artífice del primer encuentro entre Rusia y Estados Unidos y que haya defendido, en las sedes importantes, el derecho de Rusia a ser escuchada sin faltar a sus compromisos con Estados Unidos no lo tiene que decir Wikileaks', agregó La Russa.

No obstante, La Russa indicó que estas publicaciones obligarán 'a cambiar el sistema de relaciones diplomáticas, y los diplomáticos tendrán que ser más cuidadosos, más reflexivos y más prudentes en sus informes'.

Italia parece banalizar ahora algo que el viernes parecía un complot internacional para dañar su imagen. El ministro de Exteriores, Franco Frattini, dijo que cosas como que la publicación de los documentos eran la prueba de una trama para hundir la reputación del país.

Ayer, tras conocer el contenido, calificó los documentos como el 11-S de la diplomacia. Frattini, además, sugirió ayer a la magistratura que emprenda acciones contra Wikileaks.

Por su parte, Alemania ya ha anunciado que sus relaciones con EEUU tampoco se verán afectadas. Uno de los cables diplomáticos hablaba de la cancicller Angela Merkel como una mujer a la que 'no le gusta correr riesgos y es poco creativa'.

'Las relaciones son estables y no van a sufrir alteraciones', dijo el ministro de Cooperación y Ayuda al Desarrollo, Dirk Niebel, del Partido Liberal (FDP).

'Está claro que apenas se pueden mantener ya conversaciones que no acaben publicadas. Hay que vivir con ello. Pero hay que tenerlo en cuenta también', afirmó.

'Estamos a la espera de que Wikileaks publique todo lo que tiene. Veremos entonces en qué medida son serios y dónde no lo son. La seriedad de Wikileaks es dudosa, sospechosa', dijo hoy el presidente turco Recept Tayik Erdogan a la prensa.

Según el semanario Der Spiegel, una gran parte de los mensajes que hacen referencia a Turquía revelan una gran desconfianza de los delegados de Washington en Ankara hacia el Gobierno turco.

Destaca especialmente la preocupación por 'los puntos de vista neo-otomanos del ministro turco de Exteriores, Ahmet Davutoglu', quien precisamente deberá reunirse hoy con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

'Ahora esperaremos a que Wikileaks saque todas las piedras de sus bolsillos. Luego haremos una evaluación y una declaración', dijo Erdogan.