Público
Público

Líderes de Santa Cruz aseguran que el Gobierno de Morales busca una guerra civil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un líder cívico y un dirigente juvenil de la ciudad boliviana de Santa Cruz (oriente) dijeron hoy que el Gobierno de Evo Morales busca una confrontación violenta con la oposición que derive en una "guerra civil".

Esta es la opinión de los vicepresidentes de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) y del Comité Cívico, Tomás Monasterios y Luis Núñez, dos influyentes organizaciones sociales de Santa Cruz a las que el Gobierno acusa de instigar la ola de violencia que vive el departamento y que se ha extendido por el país.

"Nos están induciendo a una guerra civil (...) quieren amedrentar al pueblo oriental", declaró Monasterios a periodistas.

"Denunciamos que el Gobierno quiere someternos al miedo y al enfrentamiento entre cruceños y bolivianos", afirmó, por su parte, Núñez en una conferencia de prensa.

Para el vicepresidente del Comité Cívico, una de las más influyentes organizaciones de oposición, el Ejecutivo de Morales "miente, insulta, provoca y busca la violencia".

Las protestas de los autonomistas bolivianos han desembocado en una ola de violencia en varias regiones del país, que han incluido bloqueos de carreteras y toma de instituciones estatales y han causado hasta el momento al menos ocho muertos y decenas de heridos.

Los autonomistas exigen al Gobierno que se reponga a las regiones sus ingresos por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) que fueron desviados al pago de un bono a los mayores de 60 años.

El presidente Morales convocó a un diálogo a los prefectos de oposición, al que acudirá el de Tarija, Mario Cossío, como representante los cinco gobernadores opositores que lideran las protestas.

Según Núñez, para que el diálogo no signifique una "burla", el Gobierno tiene que reponer a las regiones el IDH, parar el proyecto de reforma constitucional con el que Morales busca refundar el país y reconocer la autonomía departamental.

"Si el Gobierno quiere diálogo, que no nos siga robando los recursos que significan autonomía. Si quiere diálogo, que retire su proyecto de Constitución manchado de sangre", aseguró Núñez, para quien, "si eso sucede, será que quiere hacer un pacto entre todos los bolivianos".

Las protestas, que se iniciaron con bloqueos de carreteras, derivó el martes en la sistemática toma de las oficinas estatales en las cuatro regiones que aprobaron este año en un referendo sus estatutos de autonomía, que el Gobierno tacha de "ilegales" y "separatistas".

Núñez indicó, asimismo, que la oposición no van a dar "ni un paso atrás" en sus "conquistas por la autonomía", cuando faltan pocas horas para que la oposición inicie un proceso de diálogo con el Gobierno de Evo Morales.

"No podemos dar un pasito atrás hasta que el Gobierno reconozca el voto sagrado de los cruceños el 4 de mayo", agregó Núñez en referencia a la fecha en que se celebró el referendo del estatuto de autonomía de Santa Cruz.

Por su parte, Monasterios justificó la estrategia de toma de instituciones gubernamentales por la "inoperancia absoluta de las empresas estatales".